Belleza

Cinco tips para cuidar y lucir las rodillas

Qué podemos hacer por esta parte del cuerpo los 365 días del año

lunes 9 de noviembre de 2020 - 7:13 am

La piel de las rodillas deberían cuidarse los 365 días del año, ya que la en esa zona es más sensible de lo normal y siempre tiene que estar protegida. A continuación, cinco consejos para que luzcan bien y saludables.

Exfoliación

Es común que la piel de las rodillas sea algo más oscura que la del resto del cuerpo. Esto es debido a que las células muertas son más difíciles de retirar en una zona más rugosa como es en las rodillas o en los codos, cuya piel además se hidrata naturalmente menos y es más dura. Para unificar el color tendremos que exfoliarlas,

Un truco que podés probar es cortar un limón por la mitad y hundir tus rodillas en cada una de las partes, como si quisieras exprimirlas. Mantenelas así durante unos 10 minutos. Otro truco con ingredientes caseros es mezclar aceite de oliva con azúcar. Esto formará una especie de pasta que podés dejar reposar en tus rodillas unos minutos para que se exfolien.

Existen geles y cremas exfoliantes que podés comprar. Normalmente se aplican durante la ducha, se deja actuar unos minutos y se retira, para mayor eficacia, con una esponja o cepillo exfoliador a través de movimientos circulares. Fijate que corresponda a la tipo de tu piel. Si preferís dejar este proceso para los profesionales, la mayoría de centros de belleza ofrecen un tratamiento de exfoliación.

Depilación

La piel de esta zona es más sensible y más difícil de depilar por la curva que forma el hueso, por esta razón habrá que tener cuidado. Si optás por rasurarlas usá una cuchilla nueva, ya que son mucho más eficientes que las que ya se han usado varias veces. También es importante el producto: bien sea espuma, crema o gel asegurate que es de calidad y que es apropiada para tu tipo de piel. Una vez estés dentro de la ducha depilá primero las piernas y deja las rodillas para el final, ya que le tenés que poner cuidado extra.

Cuando llegues a ellas, muy despacio, empezá a rasurar por los lados. Doblá y estirá la pierna conforme te convenga para que veas mejor la zona y no se te quede ningún pelito por quitar. Para terminar, ocupate del centro. No olvides ponerte aceite o loción corporal cuando salgas de la ducha para mantenerlas hidratadas.

Si optás por depilarte arrancando los pelos de raíz, es decir, con cera o con maquinitas eléctricas debés doblar las piernas. La dirección con la que crecen los pelitos de las rodillas es hacia abajo por lo que, si tenés que aplicar la cera tenés que hacerlo en la misma dirección y quitarla hacia la contraria. Si preferís maquinita, pasala de abajo hacia arriba.

Hidratación

Hidratar la piel reseca de las rodillas debería de ser una costumbre en el ritual de cuidado personal. Lo más práctico es ocuparnos de ello cada vez que salimos de la ducha. Después de la exfoliación, aplicar una leche o hidratante corporal en forma de masaje circular, ya que se absorbe mejor.

Un poderoso ingrediente que tienen las hidratantes más beneficiosas es el ácido alfa hidróxido. Éste proviene de productos naturales, por lo que vos misma podés hacerte una hidratante casera con este componente. La miel, el aceite de almendras y el aloe vera son elementos conocidos por su gran poder reparador. La miel y el aceite podés aplicarlos directamente sobre las rodillas. Si tenés una planta de aloe vera podés mezclar su pulpa con la de la palta. Con esto se realiza una pasta homogénea y se le añaden unas gotitas de aceite de oliva. El compuesto resultante será una crema hidratante natural.

Bronceado

Existen dos opciones: tomar sol o acudir a sesiones de rayos uva por un lado, y por otro aplicarse un spray autobronceador.

Si decidís aplicarte un autobronceador exfoliá las piernas primero. Cuando vayas a aplicarte el spray es mejor que lo hagas en el suelo, encima de una toalla que no uses para que no se manche nada. Al llegar a las rodillas doblalas bien para que no quede ninguna zona sin broncear, de lo contrario podrían verse líneas más claras que el resto de la piel. Tené especial cuidado con otras partes del cuerpo parecidas, como los codos o las muñecas.

Para tomar sol, lo primero es aplicar la crema solar con el número correspondiente a nuestro color de piel. Esparciremos por todo el cuerpo, poniendo especial atención en las zonas que no podemos alcanzar. Como con el spray, intentaremos que las rodillas estén dobladas para que no queden marcas antiestéticas. Tumbate al sol el mismo tiempo tanto boca arriba como boca abajo para que la piel tenga un tono uniforme. Cuando termines hidratate bien, ya que el sol reseca la dermis.

Salud

Cuidar las rodillas por dentro es igual de importante que cuidarlas por fuera, por lo que deberás tenerlas siempre en cuenta cuando hagas ejercicio. Realizá gimnasia que las fortalezca. Cuando calientes flexionalas y hacé movimientos circulares para prepararlas para lo que vendrá después. Podés empezar con sentadillas o tirarte en el suelo, boca arriba en posición fetal. Extenderemos a unos centímetros por encima del suelo una pierna, y luego la doblaremos mientras extendemos la otra. Iremos variando las piernas, una detrás de la otra, flexionando y extendiéndolas.

La dieta influye en gran manera en el bienestar de huesos y músculos, y por consiguiente, en las rodillas. El calcio es vital para que los huesos estén sanos y fuertes, por ello es importante consumir leche, yogures y queso. Las verduras, frutas, el pescado y la Vitamina E, que encontrarás en alimentos como las almendras, el aceite de oliva y los frutos secos también son muy beneficiosos.

Fuente: Bekia

COMENTARIOS