Sociedad

El contundente mensaje de la Iglesia Católica Argentina: “No avalamos la toma ilegal de tierras, es un delito”

Tras el desalojo llevado a cabo en Guernica y el fallo favorable a Luis Etchevere, los obispos publicaron un comunicado en defensa de la propiedad privada.

jueves 29 de octubre de 2020 - 3:51 pm

En el marco de las declaraciones dirigidas por Miguel Ángel Pichetto hacia la Iglesia Católica Argentina, en las que criticaba que no hubiese un mensaje concreto sobre la toma de tierras, la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina firmó un comunicado en el que rechaza la toma ilegal de tierras. La Iglesia Católica Argentina afirmó que “no avala las tomas” porque “son ocasión de violencia y agitación social, muchas veces incentivadas”

“Hoy más que nunca se hace necesario un Estado presente que se haga responsable de políticas proactivas en materia de acceso a la vivienda y al trabajo digno”, expresó la Conferencia Episcopal.

El texto fue firmado por el titular de la CEA, monseñor Oscar Ojea, los vicepresidentes Mario Poli y Marcelo Colombo y el secretario general, Carlos Malfa.

En ese sentido, agregaron: “en estas horas dramáticas, en que los casos se replican, confiamos en que una diligente intervención de la justicia evitaría escaladas de violencia entre las partes”. También expresaron preocupación por “cualquier resolución de estos conflictos que naturalice la violencia y ponga en riesgo la vida de las personas”.

El comunicado en sí mismo puntualizó que “la cuestión de tierras es el síntoma de un problema más amplio que aqueja a nuestro país” y que “es imperioso atender la crisis demográfica y habitacional que atraviesa no solo el Gran Buenos Aires, sino a todo el territorio argentino”, pero es significativo que quienes tienen contacto directo con la problemática de la pobreza en la zona hayan sido taxativos al respecto.

Mucho menos aceptable es el oportunismo de quienes se aprovechan de la extrema necesidad de los más pobres para usarlos en función de sus propias ganancias y clientelismo político“, agrega el comunicado, que sin embargo reconoce que las ocupaciones evidencian “la precaria situación de tantas familias”. “Como cristianos nos sentimos interpelados ante toda forma de exclusión que deja a hombres y mujeres sin un techo digno”.

COMENTARIOS