Política

Derrumbaron casas sin estrenar de “Sueños Compartidos” porque estaban mal hechas

Ocurrió en Santiago del Estero, donde topadoras tiraron abajo decenas de viviendas sociales que habían sido construidas en el marco del programa impulsado por Madres de Plaza de Mayo y financiado con fondos nacionales

martes 27 de octubre de 2020 - 12:39 pm

Un video que se viralizó este domingo muestra la indignación de un vecino de la provincia de Santiago del Estero al observar el movimiento de obreros y maquinaria pesada derribando casas financiadas por el Estado en el marco de un convenio, suscripto años atrás, entre el gobierno de la provincia y la Fundación Madres de Plaza de Mayo.

Bajo el paraguas formal del programa “Sueños Compartidos”, el programa en cuestión se instrumentó por un convenio firmado entre el gobernador Gerardo Zamora y Pablo Schoklender, en representación de la fundación encabezada por Hebe de Bonafini.

En las últimas horas se viralizaron imágenes de cómo topadoras contratadas por la provincia derribaban las viviendas, bajo la sorpresa e indignación de los vecinos.

En la grabación se puede apreciar cómo dos topadoras tiran abajo varias viviendas. “No es un temblor, ni un terremoto en Santiago. ¡Estos están tirando abajo las casas! Esta es la política de Gerardo Zamora: construyen un estadio, un tren al desarrollo y destruyen casas”.

“¿Cuánta gente hay que no tiene un techo? ¡No entiendo más nada!”, se lamenta el testigo. “Vamos… Me dan ganas de llorar”, dice la voz de una mujer que acompaña al conductor.

Una obra rodeada de escándalos

Tras el escándalo, desatado en el año 2011, por el desvío de fondos federales, que motivó, en 2016, la imputación de Gerardo Zamora, el gobierno santiagueño se vio obligado a desvincularse de la Fundación Madres a través de un Convenio de Reformulación Contractual mediante el cual la ejecución de las obras las continuaba la provincia, absorbiendo asimismo la planta de trabajadores, que pasaron a depender del IPVU.

De los casi seiscientos trabajadores contratados por la Fundación y que pertenecían a 13 organizaciones, en 2017 quedaban alrededor de doscientos, vinculados a una sola Asociación: Las Madres Unidas del Pacará.

De esta manera, los problemas edilicios de las viviendas también serían responsabilidad de la provincia, ya que fue la encargada de continuar con las obras de las viviendas sociales.

COMENTARIOS