Política

Designan a una funcionaria de Juan Grabois al frente de un plan para urbanizar barrios populares

El plan del Ejecutivo pretende reactivar el empleo en sectores populares. Las obras quedarán principalmente en manos del millón de cooperativistas y monotributistas sociales que forman parte del registro de trabajadores de la economía popular, que administra Emilio Pérsico

domingo 25 de octubre de 2020 - 6:06 pm

El presidente Alberto Fernández y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, preparan una serie de planes para urbanizar villas y barrios populares y otorgar miles de lotes con servicios, como respuesta (lenta y parcial) a la emergencia habitacional en el medio del alza de tomas de tierras, agravada por la crisis y la pandemia.

El ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo calcula que llevará una década urbanizar los 4.400 barrios populares del país, donde viven 4 millones de personas.

En los próximos días el Gobierno terminará de delimitar las localidades dónde comenzará el plan. Arroyo mantuvo reuniones en esa dirección la semana pasada con el gobernador santafesino Omar Perotti y este viernes con Axel Kicillof.

El ministro terminó de armar el fideicomiso para administrar los $8 mil millones -que por ley provienen del impuesto país- con los que financiará las obras a través de la secretaría de Integración Sociourbana, a cargo de Florencia Miño, del MTE de Juan Grabois, el dirigente que reclamó con más énfasis que el Gobierno avance con la urbanización y con el loteo con servicios.

Miño, que fue concejal en San Isidro, es representante de las organizaciones sociales en la Mesa Nacional de Barrios y se define como “militante por la integración socio urbana”. Además, es integrante del Frente Patria Grande. 

El plan habitacional del Gobierno se divide en diferentes niveles. En primer lugar; la apertura calles, pavimentación, extensión de red de servicios, agua y cloacas. Además, incluye mejoras habitacionales: pisos de material, núcleos húmedos (baños, cocina) y la construcción de una pieza en el fondo de las viviendas para reducir el hacinamiento. Por último, enfatizan que antes de que la gente ocupe los nuevos lotes, deberán estar instalados antes los servicios.

En todos los casos se entregarán escrituras a quienes demuestren que viven en esos terrenos. Los casos más sencillos son los que están sobre terrenos fiscales y, en segundo lugar, los privados. Más problemáticas son las viviendas ubicadas en terrenos inundables, que deberían ser relocalizados.

El plan se completa con la construcción de 5500 viviendas (el Presidente hizo el anuncio con Bielsa en mayo y en el Ejecutivo lo comparaban con el Plan Marshall, aunque avanza a paso lento) y con el relanzamiento del Procrear, los incentivos y el blanqueo para la construcción que el ministro de Economía Martín Guzmán anunció junto a la UOCRA y la Cámara del sector. La ministra de Hábitat lanzó esta semana la nueva tanda del Procrear para construir viviendas en 8200 loteos con servicios, 4600 de los cuales ya están listos en 9 provincias: Buenos Aires, Catamarca, Santa Fe, Córdoba, Formosa, Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Entre Ríos. Apuntan a seducir principalmente a los sectores medios, esquivos al Gobierno. “El que accede a un crédito y construye una casa, tampoco lo olvida. A Cristina le funcionó entre 2013 y 2015”, recuerda un ministro.

 

COMENTARIOS