Salud

Mitos acerca de cómo curar las quemaduras

Qué hay de cierto y qué no sobre cómo sanar estas heridas

viernes 30 de octubre de 2020 - 7:24 am

Muchas veces sucede que alguien se quema y todos empiezan a aportar consejos para curarlas, siendo peor el remedio que la enfermedad. Existen muchos mitos al respecto que pueden empeorar el estado inicial.

Lo primero que hay que hacer es lavarla con abundante agua el tiempo que sea necesario hasta aliviar el dolor. Posteriormente, el tratamiento varía según el grado de la quemadura. Si es de primer grado, sin ampollas, se puede usar alguna crema calmante de farmacia o un corticoide suave tópico.

En quemaduras de segundo grado más profundas con ampollas es aconsejable que sean valoradas y tratadas por un médico, pues será quien distinga entre aquellas de segundo grado superficial y las profundas, donde ya en estos casos se incluye en el tratamiento el uso de antibióticos tópicos u orales, además de curas específicas.

Respecto a algunos mitos, el dermatólogo Antonio Clemente Ruiz de Almirón aclara algunos de ellos al portal Cuidate Plus.

¿El agua tiene que estar muy fría?

Una creencia muy extendido es que la temperatura del agua debe estar muy baja para calmar así el dolor de la herida generada, cuando lo cierto es que es que el efecto puede ser contrario al deseado.

También se puede producir una quemadura por frío. Cuando nuestras células se enfrentan a temperaturas extremadamente bajas, se mueren y causan lesiones parecidas a las quemaduras.

¿Es recomendable untar la quemadura con manteca o aceite?

“Son remedios sin demasiada base científica”, asegura el experto, quien insiste en la importancia de acudir al médico para que analice la quemadura y recete un tratamiento determinado en función del grado y de su profundidad.

La realidad es que las grasas retienen el calor y su propiedad curativa en estos casos es nula. Los productos como la manteca pueden, incluso, tener bacterias dañinas para la zona de la piel afectada.

¿Podemos soplar la quemadura para aliviar el dolor?

Esto se puede llevar a cabo siempre que no sea una quemadura grave abierta que podamos contaminar. La boca está llena de bacterias y la herida se puede infectar. Eso sí, siempre es mucho más eficaz optar por agua para aliviar el dolor.

La pasta de dientes, ¿funciona?

Su uso no es recomendable. El efecto de frescor que proporciona dura muy poco y, por el contrario, podemos ensuciar y contaminar la lesión. Asimismo, hace que la herida sea posteriormente más difícil de valorar por un profesional a la hora de recetar un tratamiento adecuado.

¿Se desinfecta con vinagre o alcohol?

A pesar de que estos productos son desinfectantes, no son adecuados para este tipo de lesiones a no ser que se trate de heridas muy leves. “Hay que tener en cuenta que, si se produce una quemadura más grave, con ampollas, y aplicamos alcohol directamente, el dolor va a ser considerable. Cualquier quemadura grave debe ser tratada por un médico con experiencia”, añade el profesional.

¿Es bueno reventar las ampollas?

Este paso se puede dar solo en los casos en los que las ampollas estén llenas y, a tensión, son dolorosas. En este sentido, se aconseja que se vacíen de forma estéril (libre de gérmenes), pero dejando la piel que la recubre porque así actuará como ‘apósito’ natural y evitará dejarla completamente abierta y expuesta a infecciones. Lo ideal es que siempre sea un médico quien las trate con una técnica aséptica adecuada.

El aloe vera, ¿sí o no?

Es cierto que el aloe vera tiene propiedades antiinflamatorias. Sin embargo, el dermatólogo aclara, de nuevo, que solo es conveniente su uso en quemaduras leves de primer grado como, por ejemplo, una quemadura solar sin ampollas; no así en heridas más profundas.

Fuente: Cuidate Plus

COMENTARIOS