Opinión

Zulemita candidata, la última sorpresa del peronismo

Fernando González

Periodista. Es prosecretario general de Redacción del diario Clarín desde agosto de 2016. Antes fue director Periodístico de El Cronista (2008-2016)

La hija de Menem quiere postularse en 2021 por la Provincia. Tiene diálogo con Alberto y con Cristina

martes 20 de octubre de 2020 - 7:30 am

Columna publicada originalmente en Clarín

La semana del 17 de octubre le sirvió al peronismo para reactivar la savia de su historia. Alberto Fernández habló de Perón en la CGT. Cristina tuiteó recordando a Néstor. Y Sergio Massa hizo su proclama en la cena televisada de Juanita Viale. Pero la verdadera sorpresa peronista es que Zulemita Menem se está preparando para ser candidata a diputada nacional. Y si las cosas le salen como ella quiere, podría anotarse en alguna de las listas para las elecciones legislativas de 2021.

Zulemita, digamosló, ya hace bastante tiempo que es Zulema. Tiene 49 años, dos hijos de dos matrimonios diferentes y una vida que ha estado más cerca del camino de las celebridades que del sendero de la política. Pero eso cambió en los últimos meses. Viene activando su participación en las redes sociales con cierto éxito y resistiendo hasta ahora cada una de las ofertas para ser candidata a diputada por La Rioja, la provincia donde nació y el territorio desde el que se proyectó su padre, el ex presidente, gobernador y ahora senador, Carlos Menem.

La novedad es que Zulema Menem quiere ser candidata por la provincia de Buenos Aires. Porqué aunque hoy vive en un departamento porteño, se está construyendo una casa en San Isidro y aspira a representar al áspero distrito bonaerense que su padre nunca pudo conquistar del todo. Usa la misma estrategia que el santacruceño Néstor Kirchner utilizó en 2009 para ser candidato a diputado por la Provincia. “Yo viví diez años en la Quinta de Olivos”, recuerda Zulemita. Si los últimos cinco gobernadores bonaerenses vivían en la Ciudad, no sería un gran problema la dirección que figura hoy en su DNI.

La hija de Menem mantiene buenas relaciones con la aristocracia del peronismo. Ha tenido diálogos siempre respetuosos con Alberto Fernández y Cristina la trata con mucha amabilidad. Es cierto que Carlos Menem ha votado en el Senado todas las leyes que la Vicepresidenta le ha pedido. Y hasta lo han ido a buscar con ambulancia cuando la salud era un impedimento. Aquellos días en que el kirchnerismo hablaba del menemismo como la peste de una década maldita parecen haber pasado al olvido. Está visto que hay pocos músculos tan frágiles como el de la memoria en el ADN peronista.

El proyecto de Zulemita diputada no parece ser el sueño de una noche de verano. Tiene un equipo de profesionales con los que está puliendo su discurso y viene manteniendo contactos con el dirigente de La Matanza, Miguel Saredi. Un entrepreneur peronista que logró ser concejal aliado a Mauricio Macri y que fue candidato a vicegobernador con el lavagnismo. Están preparando algunas apariciones de Zulema en el conurbano para testear cómo se recuerda al apellido Menem en el Gran Buenos Aires. “Con todo lo que pasó en la Argentina, hay muchos que ya extrañan las épocas menemistas”, se ilusionan los alquimistas de la candidatura Z.

Entre los dirigentes que se reúnen con Zulema hay varios que integran el histórico Partido Federal. Aquel que fundó Francisco “Paco” Manrique y que le permitió obtener casi un millón y medio de votos en 1973. Con espíritu generoso, los federales acompañaron a Raúl Alfonsín y a Eduardo Angeloz en los ’80; a Menem y a Domingo Cavallo en los ’90; a López Murphy en 2003, a Ricardo Alfonsín en 2011, después a Daniel Scioli, y a Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey en las elecciones pasadas. Toda una experiencia multipartidaria.

Ahora tendrían los papeles preparados para incluir a Zulema Menem en sus listas si la hija del ex presidente riojano decide lanzarse a la política profesional. Tampoco se descarta que termine integrando las listas del Frente de Todos, pero esa posibilidad dependería de Cristina y de Máximo Kirchner, quienes van a definir el año próximo la mayoría de los candidatos en la provincia de Buenos Aires.

Zulemita ya les avisó a Carlos y a su madre Zulema sobre sus planes. Se prepara con su equipo para hablar de pacificación nacional, una cuestión que fue clave en la agenda de su padre. También quiere meterse en el debate de los desafíos ecológicos y esquivará por ahora las discusiones económicas. Con el dólar cada vez más cerca de los 200 pesos, la Argentina circular y disparatada podría verse discutiendo sobre aquellos días del dogma menemista en el que se creía firmemente que un peso podía valer un dólar.

Claro que si hay un factor inesperado que podría incidir en la incursión electoral de Zulemita es la serie que está preparando Amazon Prime Video sobre la vida de Menem para el año próximo. Bajo el título noventista “Síganme”, la tumultuosa vida del ex presidente y la de toda su familia será parte de la tertulia nacional, justamente, durante los meses de la campaña. “Será un thriller político mezclado con comedia dramática”, adelantaron los productores del proyecto. Si Zulema termina siendo candidata, las elecciones contarán con un guión ideal para la película del país cinematográfico.

El 12 de septiembre pasado, Zulemita escribió un tuit pidiendo a los riojanos que donen plasma. Y fue el propio Presidente quien compartió ese mensaje haciendo público un vínculo poco conocido. La hija de Menem venía de padecer coronavirus y tuvo gran repercusión con su pedido en las redes.

Hacía poco que había vuelto, por primera vez en mucho tiempo, a la Casa Rosada. Allí fue donde Alberto Fernández se acercó en persona para confirmarle que muy pronto van a inaugurar el busto de su padre, quien el 2 de julio cumplió 90 años. Hay que reconocer qué, como dicen algunos de Dios, los caminos del peronismo también parecen ser infinitos.

COMENTARIOS