Espectáculos

A los 81 años murió Raúl Portal, el emblemático conductor de televisión

El conductor fue una las figuras más influyentes de la TV durante las décadas del '80 y '90. Falleció en la tarde del miércoles tras batallar durante años contra distintos problemas de salud, entre ellos, varios accidentes cerebro-vasculares.

miércoles 14 de octubre de 2020 - 4:17 pm

Tras haber influido y llegado a ser uno de los referentes de la televisión argentina y un innovador en la historia del ambiente durante las décadas del ’80 y ’90, Raúl Portal falleció en la tarde del miércoles 14 de octubre a los 81 años, luego de batallar por un largo tiempo contra distintos problemas de salud.

En diálogo con Teleshow, su mujer Lucía explicó que el conductor padecía desde febrero del 2018 un trastorno cognitivo tipo progresivo. Además, indicó que por voluntad de su marido, no habrá velatorio ni entierro. “Raúl no quería”, dijo y aseguró su cuerpo será cremado.

“A Raúl lo solían trasladar del CCP a Los Arcos por diferentes agravamientos de salud, pero siempre salía. Incluso las enfermeras elogiaban lo que luchaba por vivir”, expresó Lucía. “Otro hubiera vivido menos”.

Según el testimonio de su mujer, el conductor había salido de muchas, “pero en esta no hubo forma”. “Estaba muy deteriorado. Lo importante es que no sufrió. El cuerpo ya no le dio“, agregó Lucía.

Desde hace muchos años que Raúl Portal se encontraba alejado de las luces y las cámaras del ambiente artístico. Fue quien impulsó y vio un gran potencial a la trasnoche televisiva. Incluso, se lo consideró el pionero de la idea -no patentada- de la TV reciclada.

 

 

La pantalla chica albergó varios éxitos que implicaron un antes y un después en la historia de la TV: entre ellos se encuentran Notidormi y Perdona nuestros pecados (PNP).

 

El debut de su carrera televisiva se dio en el año 1982 con el ciclo de humor y noticias Semanario Insólito, por el antiguo ATC (Argentina Televisora Color), junto con Adolfo Castelo, Virginia Hanglin y Raúl Becerra.

En lo que respecta al ámbito político, se desempeñó en el área de Prensa del ministerio del Interior, desde 1968 (tiempos de Juan Carlos Onganía) hasta 1978, un período marcado por la sucesión de gobiernos democráticos y de facto.

“No tengo arrepentimientos ideológicos porque la ideología es de buena fe. Uno tiene una ideología porque cree en eso. Aún los extremismos suponen una mística, un idealismo y una utopía. A los guerrilleros que dieron su vida no se los puede censurar. Y cuando dicen que adherí al proceso militar de alguna manera tienen razón porque yo no hice nada para defender a Isabel Perón. Es más, me alegré cuando la echaron. Soy uno de los millones y millones de argentinos que nos alegramos”, le había dicho a La Nación en 1997.

Sin lograr el reconocimiento obtenido durante las últimas dos décadas del siglo XX, pero que le otorgaron cierta vigencia, Portal se volcó a otros programas televisivos en los que pudo plasmar su preocupación por el cuidado de las mascotas (El portal de las mascotas) y la vocación solidaria (El portal de la vida), muchas veces unidas en el apoyo a alguna institución o campaña.

Una de las cuestiones por las que había ganado notoriedad, fuera de la conducción de sus programas, fue su apoyo al padre Julio César Grassi, hoy en prisión condenado por abuso sexual agravado y corrupción de menores. Incluso llegó a hacerse cargo de la fundación Felices los Niños cuando el sacerdote quedó expuesto ante la Justicia por el 2002.

COMENTARIOS