Miriam Lewin

Quién es Miriam Lewin, la periodista que estará al frente de NODIO

Polémica, fue integrante del noticiero que conducía Daniel Tognetti Punto Doc en el que se le hizo una cámara oculta a Alberto Ferriols, el examante de Beatriz Salomón, quien cayó en una profunda depresión tras las revelaciones realizadas allí

martes 13 de octubre de 2020 - 3:48 pm

El Gobierno conformó a través de la defensoría pública nacional NODIO, al que describen como “un observatorio de la desinformación y la violencia simbólica, que trabajará en la detección, verificación, identificación y desarticulación de las noticias maliciosas”.

Al frente de esta iniciativa estará la periodista Miriam Lewin. De acuerdo a lo que puede desprenderse de su descripción, este organismo apunta a restringir la libertad de expresión ciudadana, que se potenció a partir de la masificación de internet. Basado en la teoría de que la libertad debe ser restringida para, paradójicamente, “proteger a la ciudadanía”, NODIO se propone decidir bajo sus propios términos lo que es el “buen periodismo” y una “noticia maliciosa”.

Este intento de objetivizar lo subjetivo, de mirar de una falsa manera neutral lo que es interpretativo, fue objetivo de críticas por especialistas, quienes afirmaron que “revisar información y adoptar medidas contra quienes informan implica mecanismos que coartan la libertad de expresión”.

No es ésta la primera iniciativa del gobierno que atenta contra la libertad de expresión. En abril de este año, el propio presidente Alberto Fernández, en una movida tan insólita como reprobable, hizo uso de su poder para movilizar en la Justicia una causa contra el periodista Mario Casalongue, por el sólo hecho de dar a conocer el pasado de vedette de la ahora primera dama, Fabiola Yáñez.

Algo similar ocurre en internet, pero no solo con medios como Reverso y Chequeado, cuyos polémicos financiamientos dejan entrever intereses espurios, explica RealPolitik. También en redes sociales. En los últimos meses, el dirigente político Santiago Cúneo fue censurado en YouTube, al igual que los periodistas Eduardo “El Presto” Prestofelippo y Nicolás Moras. El primero, incluso, terminó tras las rejas por una publicación de Twitter.

Cuesta recordar un momento histórico de la democracia en el que la libertad de expresión haya sido atacada de una forma tan burda y abierta. Incluso la Justicia pareciera no poder escapar de la embestida contra los medios. En el proyecto de reforma judicial que se trató durante los últimos meses en el Congreso de la Nación, Oscar Parrilli incluyó una cláusula que obligaba a los jueces a denunciar “presuntas presiones mediáticas”. La falta de claridad en el concepto daba espacio a cualquier tipo de represalia contra los medios de comunicación y, por ende, contra la libertad de expresión. Luego del cuestionamiento de propios y extraños, Parrilli se desdijo, aseguró que la idea era sólo “un anzuelo” y la retiró del proyecto.

Los ejemplos se repiten hasta el hartazgo. En un cruce entre Alberto Fernández y la periodista Cristina Pérez durante una entrevista en vivo, el presidente la mandó a la leer la constitución y la ley de Expropiaciones. Aunque su defensa distaba de ser cierta. Desde entonces, Pérez es uno de los blancos predilectos de los hostigamientos kirchneristas.

El uso discrecional de la polémica iniciativa NODIO quedará en manos de la titular de la defensoría del Público, Miriam Lewin, quien fue vinculada a Montoneros durante la dictadura cívico militar que asoló al país entre 1976 y 1983, y cuya intervención en el conflicto aún se mantiene en un verdadero misterio, especialmente en la relación que mantenía con peligrosos represores como Jorge Eduardo “El Tigre” Acosta, Alfredo “El Ángel de la Muerte” Astiz y hasta el propio almirante Eduardo Massera. De hecho, la flamante funcionaria llegó a ser consultada sobre esto en un programa de Mirtha Legrand:

– ¿Es verdad que vos salías con “El Tigre” Acosta? –la interrogó Mirtha Legrand.

– ¿Cómo que salía? –le replicó Miriam Lewin.

– Bueno. Si es verdad que salían a cenar, eso es lo que dice la gente…

“La Polaca”, “Peny” o “La Gringa” (tales sus nombres en la “orga”) nació el 27 de noviembre de 1957. Según reconstruyó el periodista Horacio Zaratiegui, en el 74 Lewin pasó a integrar el grupo anarquista denominado REP. Al año siguiente, se vincula a Montoneros en calidad de activista, integrando la JUP y actuando en la facultad de Ciencias Económicas de la UBA. Dos años después sería promovida a soldado; desde allí habría impartido instrucción militar en uso de armas cortas y explosivos a cuadros medios y bajos de la columna Oeste de Montoneros. En el año 1977 habría sido destinada a La Matanza, junto con su concubino Juan Eduardo Estévez. Ese año, junto a su pareja, Eduardo Giorello, y Patricia Palazuelos organizaron un atentado con explosivos contra “Condor”, un edificio de la Fuerza Aérea Argentina. Con el mismo pelotón, habrían cometido similares acciones en la quinta de un directivo de Jabón Federal (expediente 188 – jim Nro. 1 – 845.766 de la Fuerza Aérea Argentina). A raíz de estos hechos, el 17 de mayo de 1977 Lewin fue detenida.

Por otro lado, paradójicamente, fue Lewin una de las responsables y creadoras de la cámara oculta a Alberto Ferriols, por entonces marido de Beatriz Salomón, durante el ciclo televisivo Punto Doc. El contenido fue luego revelado en vivo ante Salomón, quien cayó en una profunda depresión. A raíz de este hecho, en 2017, la Justicia determinó que debían pagarle a la actriz 30 millones de pesos por violación de la intimidad y daño moral. Por el hecho renunció Daniel Tognetti y fue marcado para siempre como uno de los episodios más indignantes de la historia del periodismo amarillo.

Será justamente Lewin, ahora, quién decidirá cuál es el periodismo correcto y cuál no.

COMENTARIOS