Política

Nos hacemos los tontos

Sandra Choroszczucha

Politóloga y profesora de la UBA

¿Por qué nos sorprenden las manifestaciones contradictorias y los hechos discordantes de parte de un presidente, que tan solo dos años atrás, criticaba sin piedad a Cristina Fernández de Kirchner como persona y como dirigente política, y que por su ductilidad y oportunismo hoy comparte fórmula con esta misma persona?

sábado 10 de octubre de 2020 - 2:30 pm

Columna publicada originalmente en Perfil.

Nos sorprende sobremanera que el presidente Alberto Fernández se haga súper amigo del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y nos sorprende que de repente lo perjudique muchísimo restándole una cifra exorbitante por coparticipación federal sin previo aviso, en apenas minutos.

Nos sorprende que Alberto Fernández coloque en el podio de temas centrales apenas asumió en funciones, el diálogo y la defensa de la república, y nos sorprende que de repente se haga eco de la Argentina partida sometiéndose al ala dura del kirchnerismo que pretende solo confrontar con las alas dura y blanda macristas, o que calle frente al atropello que se quiere ejercer sobre una Justicia, que cada día parece ser menos independiente frente a un poder político que pretende inmiscuirse sin disimulo.

El presidente Alberto Fernández junto al jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta.

Nos sorprende que el presidente quiera ser una suerte de padre que pretende cuidarnos, tutelarnos y que nos dé órdenes durante medio año, y que en el momento más delicado de la pandemia en suelo argentino (Argentina ocupa el 6to lugar en cantidad de infectados y 12vo lugar en cantidad de muertos del mundo) de pronto nos “abandone” y no nos explique durante semanas en qué estado de situación nos encontramos y cuáles son las más básicas perspectivas para recalcular frente al fracaso de la estrategia sanitaria, la severa crisis económica y la creciente inseguridad.

Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández.

El viernes 9 de octubre esperamos que nos anuncie sobre nuestra delicada situación, así está pautado, pero pasaron semanas de una Argentina gobernada por un presidente que pasó de la arbitraria sobreprotección a la ausencia más absoluta. ¿Por qué nos sorprenden las manifestaciones contradictorias y los hechos discordantes de parte de un presidente, que tan solo dos años atrás, criticaba sin piedad a Cristina Fernández de Kirchner como persona y como dirigente política, y que por su ductilidad y oportunismo hoy comparte fórmula con esta misma persona?

COMENTARIOS