Facebook

Menos pose: un estudio reveló que ser auténticos en Internet mejora la autoestima

Se trata de un trabajo realizado durante 5 años por un grupo de investigadores de la Universidad de Columbia y de Northwestern, que analizaron los datos de 10.560 personas en redes sociales

viernes 9 de octubre de 2020 - 2:16 pm

Durante la última década y a partir del surgimiento de las redes sociales, la cantidad de usuarios en internet ha crecido exponencialmente. Los internautas han incluso incorporado ciertas maneras de comportamiento frente al uso que le dan. Algunos pueden mostrarse más auténticos. Otro un poco más superficiales. La realidad del asunto radica en un estudio conducido por un grupo de investigadores de la Universidad de Columbia y la de Northwestern que pudieron probar que aquellas personas que se muestran más auténticas y naturales, suelen tener mejor autoestima y pueden potenciar su bienestar.

El proyecto se basó en un análisis de datos de 10.560 personas en redes sociales recopilados entre 2007 y 2012, -sobre todo en Facebook -, en el cual los investigadores concluyeron que este tipo de usuarios no solo suelen tener una mayor autoestima, también combaten mejor la ansiedad y el estrés.

“Nuestros resultados sugieren que las personas que utilizan las redes sociales para expresarse de forma auténtica pueden tener un mayor bienestar subjetivo “, resalta a EL PAÍS vía correo electrónico la autora principal del estudio, Erica Bailey.

“Las redes sociales se han caracterizado por ser transmisoras de la famosa pose y el fenómeno de Instagram es el mejor ejemplo , con sus filtros, retoques y perfiles ” explica Oliver Serrano, psicólogo especializado en redes sociales y gestión de comunidades en línea.

 

 

Si bien los usuarios tienden a la autoidealización – la actitud impostada que se adopta por conveniencia o presunción- en vez de a la autenticidad, esta cuestión no es nueva pues ha estado allí antes de que llegaran las redes sociales. “Todos, en mayor o menor medida, queremos ser mejores de lo que somos. Por eso buscamos vestirnos bien, arreglarnos, maquillarnos. Siempre hemos sido así, solo que ahora hemos trasladado esta forma de ser a las redes sociales”, señala Serrano a EL PAÍS vía telefónica.

Para el psicólogo e investigador experto en tecnología, Celestino González-Fernández, la autoidealización puede explicarse gracias a una teoría que surgió en 1987. “Es la Teoría de Autodiscrepancia de Higgings, en la que diferencia el yo ideal, el yo real y el yo responsable y sugiere que cuando existen discrepancias entre estas, las personas sufren emocionalmente“.

Un ejemplo que puede dar un poco de luz a la anterior teoría es la comparación entre el Yo real y el Yo ideal. En caso de que el primero discrepe con el segundo, las personas se sienten deprimidas, decepcionadas, desanimadas y tristes. Por otro lado, si es el Yo real quien discrepa con un deber (Yo responsable), las personas se sienten preocupadas, nerviosas y tensas.

“Así podemos ver la justificación de crear esa autoidealización para supuestamente mejorar el sufrimiento emocional más que a nuestra autenticidad”, apunta González-Fernández.

Por su parte, Enric Valls, psicólogo experto en salud, sugiere que “la autenticidad generalmente no está muy bien valorada”. De esta manera, alguien muy honesto puede ser tildado de tener poco tacto y empatía, aunque debería ser al revés. “Una persona risueña, natural o espontánea es sinónimo de buena autoestima porque no le importa lo que puedan pensar los demás“, explica Valls.

Por esta razón, de acuerdo a la explicación del psicólogo, mucho de lo que proyectamos en redes sociales no tiene relación con la realidad. “Seguimos patrones de idealización y de concepto de que todo es perfecto; personas que ríen siempre, a las que todo les sale bien pero que dependen de likes y son adictos a los seguidores. Y como la vida no siempre es así, las personas que siguen este patrón conscientemente sufren mucho y es motivo de consulta”, recalca Valls.

COMENTARIOS