Economía

Papelón: el “nuevo unicornio argentino” era una estafa piramidal y los medios tuvieron que retractarse

Santiago Siri, titular de Democracy Earth Foundation y con experiencia en búsqueda de fondos en el exterior para fomentar "start ups", denunció que la empresa TransparentBusiness usa un esquema piramidal

miércoles 7 de octubre de 2020 - 12:54 pm

“Es una vergüenza que La Nación e Infobae hayan caído en semejante estafa. Me está llegando mucha información por privado sobre  ‘transparent’ business y es un horror. ¿Cómo es posible que no se chequea la información? Espero que Daniel Hadad y José del Río tomen cartas en el asunto”, escribió Santiago Siri, titular Democracy Earth Fundation.

Horas antes, ambos medios de comunicación habían publicado un artículo promocionando a TransparentBusiness, la empresa de Silvina Moschini, quien aseguraba haber alcanzado una valuación de 1.000 millones de dólares. Supuestamente, Moschini –que vive hace muchos años en EEUU y trabajó en empresas como Visa, Compaq y Patagon– explicó que la valuación de su empresa se hizo usando “lo que se conoce como Regulación D, una figura de inversión que surgió en la gestión de Barack Obama que permite a las empresas vender acciones por medio de una Oferta Privada Global (OPG)”. Y se realizó de esa manera, afirmó, porque sólo el 2% de los venture capitalist inverten en mujeres emprendedoras y apenas 0,4% de los fondos en capital de riesgo es destinado a startups lideradas por mujeres latinoamericanas”.

Sin embargo, al hacer una búsqueda en LinkedIn, uno se encuentra con que la empresa no tiene ni un sólo desarrollador como empleado, y todos los trabajadores son vendedores.

Siri se encargó de desmontar este argumento de quien fue presentada como la dueña del nuevo “unicornio rosa” argentino: “Los emprendedores transpiran mucho para conseguir fondos, atender a los clientes. Me da bronca que aparezca gente diciendo que son unicornios de la noche a la mañana. Yo fui con mi esposa a levantar capital de venture capital en San Francisco, de inversores privados, que los tiene, y es verdad que hay machismo, como en todo el mundo. Pero esto es un peligro porque muchos pueden creer que esto es cierto, y es todo mentira. Una engaña pichanga. ¿Dónde está el equipo de desarrollo, la plataforma, los clientes?”.

Silvina Moschini

Silvina Moschini, dueña del supuesto “unicornio”

Sobre el modo en el que había logrado una valuación superior a los 1.000 millones de dólares, Moschini había explicado a la prensa argentina: “TransparentBusiness tiene mil millones de acciones autorizadas y, en la nueva ronda, los inversores están adquiriendo acciones a USD 1 cada una. Hemos recibido USD 500 mil en la pre-venta de acciones y esperamos completar la ronda en noviembre. Las rondas anteriores de nuestra OPG se realizaron a 20, 30 y 60 centavos de dólar por acción. El plan de levantar fondos aprobado por nuestro board incluye el objetivo de salir a bolsa a USD 10 por acción (a una valoración de USD 10.000 millones, si los planetas se alinean) en el cuarto trimestre de 2021”. Además, agregó que ella y Alex Konanykhin, el cofundador de la empresa, tienen aproximadamente 540 millones de los 1.000 millones de acciones autorizadas de la empresa, y más de 1.000 inversores de setenta países han invertido 20 millones de dólares en las rondas anteriores que están detalladas en la SEC, la bolsa de valores de EEUU.

Sin embargo, los periodistas que habían firmado los artículos publicados en LA NACIÓN e Infobae no se tomaron el trabajo de investigar sobre el funcionamiento de la empresa, que supuestamente presta servicios de administración de teletrabajo.

Siri se encargó de desenmascarar a Moschini y a la supuesta exitosa empresa que coordina: “El sitio está mal hecho, parece algo de fishing, para levantar datos de la gente para que invierta. Suena muy desprolijo todo. Por eso tuitié. Luego me llegó información y está clarísimo que es una estafa piramidal. Prometen retornos muy altos y obtienen la valuación vendiendo algunas de las mil millones de acciones que sacaron. Puede ser un unicornio según su visión, pero es una estafa”.

Y agregó, en diálogo con Infobae, que luego publicó un artículo difundiendo las críticas a la empresa que, horas antes, habían elogiado: “Aseguran que sus inversores son ejecutivos de grandes empresas y es raro. Si en EEUU hacés una solicitud pública para invertir en una compañía, está todo súper regulado porque podés ir preso. Están prometiendo retornos de 22.000% y eso es ilegal, nadie levanta capital así. Conozco varios unicornios y las reuniones son privadas y muy complejas: vi ronda de todo tipo, de unicornios de verdad, que están en la vida de la gente. Y no es tan fácil. La verdad, no sé si habrá producto. Hay mucho en redes y no mucho más. Parece una estafa clásica”.

COMENTARIOS