El punto preocupante aquí es que Bouimadaghene notificó a la gente de Grindr sobre este serio problema de seguridad.

Pero en realidad fue ignorado hasta que editores de otras plataformas más occidentales como Have I Been Pwned y TechCrunch hicieron ruido sobre el riesgo.

La falla ha sido ya parchada y es imposible robar la contraseña con este método. La creencia es que nadie encontró el hueco antes de su arreglo. Pero no es 100% seguro.