Fitness

Diez beneficios de caminar a diario

Los motivos por los que tu cuerpo agradecerá que le dediques unos minutos por día esta actividad

viernes 16 de octubre de 2020 - 7:52 am

Un hábito simple como las caminatas a paso ligero todos los días puede ayudar a llevar un estilo de vida más saludable. Además, es una buena manera de arrancar, poco a poco, con el hábito que conlleva la actividad física.

Es beneficioso para el cuerpo y el bienestar mental. Ayuda a calmar la ansiedad y despejar la mente. Estos son algunos de los más importantes:

-Ayuda a mantener un peso saludable: ayuda a adelgazar, sobre todo si lo hacemos a un buen ritmo, alrededor de una hora todos los días.

-Mejora el estado de ánimo y favorece la sociabilización: se alejan los sentimientos oscuros, como la soledad y se incrementa el buen humor.

-Previene diferentes afecciones, como las enfermedades cardíacas, la presión alta y la diabetes tipo 2.

– Mejora el equilibrio y la coordinación

-Fortalece los huesos y los músculos: la actividad física es una gran aliada contra la osteoporosis. Se previenen lesiones y fracturas.

-Mejora la celulitis: al mejorar la circulación, se activa la musculatura y se equilibra el metabolismo.

-Fortalece el sistema respiratorio: cuando aceleramos la marcha y los latidos del corazón y la respiración se intensifican, los pulmones trabajan más y oxigenan mejor el cuerpo.

-Reduce el riesgo de ACV: estudios sostienen que quienes tienen el hábito de caminar a paso rápido cinco veces durante muchos años tienen un 40% menos de probabilidades de sufrir un ACV que aquellos sedentarios.

-Tonifica el cuerpo: las piernas y los glúteos son los que más se fortalecen, pero como el resto de los músculos también se exigen, el ejercicio es integral.

-Reduce el estrés y la depresión: el ejercicio físico fomenta la producción de endorfinas, una hormona que potencia el animo y la energía y disminuye el estrés y la depresión.

Para que tu caminata sea lo más efectiva posible, debés adoptar una buena postura, con la cabeza en alto y el cuello, espalda y hombros bien relajados. Usá un calzado cómodo y que se adapte a la actividad física. Asimismo, cuando termines, estirá los músculos poco a poco.

Fuente: La Bioguía

COMENTARIOS