Cultura

La muerte de Quino: el día que el historietista contó cómo nació Mafalda

El humorista gráfico contó que la historieta surgió a partir del pedido de una empresa para un proyecto que nunca se concretó.

miércoles 30 de septiembre de 2020 - 6:29 pm

Durante la jornada del miércoles, a sus 88 años, falleció Quino, un gran referente del humor gráfico en Argentina que sin dudas dejó una huella en la historia de la prensa escrita y las ilustraciones humorísticas. La pérdida del padre de Mafalda generó un vacío que trascendió fronteras, generaciones e idiomas.

Décadas atrás, el dibujante había comentado en una entrevista televisiva cómo fue la creación del icónico personaje argentino, que lejos está de haber surgido “de la nada”. A partir de un pedido de una empresa para un proyecto que nunca llegó a concretarse fue que comenzó a escribirse la historia.

Nació por encargo de una agencia de publicidad. Es una historia rara“, comenzó explicando el artista, y luego continuó: “Había una marca de electrodomésticos que quería hacer una publicidad encubierta, crear una tira familiar“.

Joaquín Salvador Lavado, el nombre de pila de Quino, relató que durante esa época estaban de moda Snoopy y Charlie Brown y que con ellos en la cabeza fue que se puso a dibujar. En ese entonces, aprovechó el momento para explicar cómo se le había ocurrido el nombre Mafalda y dejó a la luz la influencia de una película: “Fue viendo Dar la cara, en la que trabajaba Leonardo Fabio. Alguien entra a un dormitorio donde hay un moisés y dice ‘qué linda la nena, ¿cómo se llama’ y dicen Mafalda y ahí apareció“.

A pesar de todo, el proyecto de la empresa no prosperó. La idea giraba en torno a que en los dibujos de la tira mostraran a la madre de Mafalda haciendo tareas domésticas con artefactos de la compañía, y que para ello, se evidenciara la marca. “No sé por qué no se hizo nunca“, contó Quino.

Fue en 1964, mientras trabajaba como caricaturista en una revista cuando le consultaron si tenía otro material para publicar, y el humorista respondió que sí: “Maafalda”. “Me encontré que estaban publicando un personaje que yo tampoco conocía”, relató el ilustrador, quien muchos años después, en 2014, recibió el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades.

COMENTARIOS