Bomba del día

Por DNU, Alberto Fernández deja sin una caja millonaria a uno de sus ministros

La decisión fue tomada por Alberto Fernández y publicada este lunes en el Boletín Oficial, donde ordenan sacarle a un funcionario la urbanización de los barrios populares en medio de críticas porque su gestión "no arranca"

lunes 28 de septiembre de 2020 - 10:31 am

La Secretaria de Integración Socio Urbana (SISU), que dirige la militante de la UTEP de La Cava, Fernanda Miño, pasará del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, conducido por María Eugenia Bielsa, al Ministerio de Desarrollo Social, de Daniel Arroyo.

Se trata de la oficina que recauda impuestos a través del llamado “dólar ahorro” que compran los argentinos y responde a movimientos sociales.

El conflicto por las tomas de tierras y las recientes revelaciones sobre su Declaración Jurada donde informa casas con pileta a menos de 12.000 pesos -que reveló NEXOFIN días atrás- dejaron en una posición de debilidad a la ministra, en el esquema interno del Gabinete.

Por vía de un DNU, el presidente le otorgó a la cartera que conduce Arroyo el control de la “ejecución de las gestiones y obras relativas a la implementación de los programas de integración socio urbanos de los Barrios Populares identificados en el Registro Nacional de Barrios Populares en Proceso de Integración Urbana (RENABAP)”.

Una casa con pileta a $ 5.610: los irrisorios precios de los inmuebles declarados por María Eugenia Bielsa

El Renabap estaba hasta hoy a cargo de la secretaría de Integración Socio-Urbana del ministerio que conduce Bielsa. Pero en los hechos quien maneja esa secretaría es el líder de la CTEP, Juan Grabois, a través de dos dirigentes de su espacio, Fernanda Miño y Fernanda García Monticelli. Miño y García Monticelli (secretaria y subsecretaria, respectivamente) trabajaron en la elaboración del Renabap, un mapa de 4400 barrios populares que fue la base de la ley de regularización dominial y que ahora es el eje de un ambicioso plan para urbanizar las villas.

Tal como reveló este fin de semana La Nación, la secretaría de Integración Socio-Urbana se mudará al Ministerio de Desarrollo Social y Miño y García Monticelli seguirán al frente. La jugada de Alberto sumará un factor de tensión entre Arroyo y los movimientos sociales, que controlan gran parte de la cartera. En varias oportunidades Grabois ha sido muy crítico del ministro.

La urbanización de los barrios populares es una millonaria caja que se queda con el 9 por ciento de lo que el Estado recauda con el impuesto PAIS a la compra de dólares. Además, el Fondo de Integración Socio Urbana (FISU) recibirá el 15 por ciento de lo que se recaude por el impuesto a la riqueza, de ser aprobado por el Congreso.

El ministerio que dirige la rosarina fue prácticamente intervenido por la jefatura de Gabinete, a cargo de Santiago Cafiero. Cerca de la mano derecha del Presidente tienen la clara intención de acelerar la inversión en obra pública para mover la industria de la construcción.

COMENTARIOS