Psicología

Algunas dudas sobre la crianza de los hijos

Creencias, preguntas y consejos sobre la educación de los niños en las primeras etapas

viernes 9 de octubre de 2020 - 7:02 am

Al tener hijos, no solo es un aprendizaje constante para los niños sino que también para los padres. La crianza se lleva con aciertos y desaciertos, y sobre ella también circulan muchas dudas y creencias. A continuación, algunas de ellas.

¿Es bueno dormir a los bebés en brazos?

Puede aportar una gran serenidad, tanto a la criatura como a sus padres, pero hay quien piensa que es una mala costumbre. A esa edad las caricias y el contacto de la piel son una necesidad, pero se puede ayudar a dormir sin necesidad de usar los brazos. La ciencia ha demostrado que se desarrollan más cuando existe ‘apego seguro’, pero no solo puede darse cuando duermen en los brazos, sino también cuando les enseñamos a dormirse en su cunita, de forma tranquila, con pequeñas rutinas diarias, palmaditas suaves, palabras cariñosas y susurros.

Si le dejo llorar, ¿le ayudo a ser independiente?

Pocas cosas producen tanta angustia como el llanto de un bebé. De hecho, se dice que es especialmente molesto porque eso favorece que los adultos atiendan la demanda. Sin embargo, hay quienes defienden que les viene bien calmarse solos, incluso que es bueno para su desarrollo. ¿Es una crueldad o es positivo empezar a ‘curtirse’ en la cuna? Cuando llora hay que atenderlo porque está pidiéndonos el apoyo, la solución, la calma que por sí mismo no es capaz de encontrar. Se sugiere que lo atendamos al instante, pero no siempre es necesario tomarlo en brazos. Sí acariciarlo, susurrarle, hablarle, darle seguridad y ternura.

¿Cómo saber cuándo hay que quitarle el pañal?

La clave es tener paciencia y esperar al momento adecuado. Depende de la edad y del nivel de desarrollo psicomotor. La mayoría suelen conseguirlo alrededor de los dos años, pero hay niños que tardan más y eso no significa que tengan un problema. Tenemos que enseñarle a reconocer las distintas partes de su cuerpo y lo que ocurre con ellas, hay que familiarizarle con términos como pipí, caca, inodoro. Le ayudaremos a tener consciencia de sus necesidades, a identificar si tiene ganas de ir al baño. Es importante enseñarles la diferencia entre estar limpio y seco o sucio y mojado. Nunca hay que reñirle si se ha hecho encima sin avisar.

Quitarle el chupete

Hacerlo demasiado tarde puede acarrear problemas, ya que puede interferir en el desarrollo dental, incluso provocar malformaciones. Por otra parte, cumplir el objetivo se complica considerablemente cuando se encariñan demasiado con esta válvula de escape. A partir de los dos años habría que quitarlo sin falta.

¿Es perjudicial besarlos en la boca?

Es una forma más de manifestar cariño y, por mucho que las familias puedan tener posturas encontradas respecto a esta costumbre, no pasa de ser una decisión que debe tomar cada una. El único límite es el sentido común. Además, ante catarros, mocos, toses o lesiones en labios, tipo herpes, lo evitaremos.

Si no van al jardín maternal, ¿cómo aprenden a socializar?

Lo que necesitan en los primeros años es sentar las bases del mundo emocional y de la relación con las personas de confianza. Cuando eso esté construido es cuando tiene sentido empezar a relacionarse con otras personas y niños.

¿Obligarlos a comer lo que no les gusta es inevitable?

Con algunos niños, el momento de las comidas es un drama. Hay que pactar con ellos qué platos les gustan, dentro de un conjunto de comidas saludables. En el comedor escolar, como no hay opciones para elegir, si tiene bastante hambre y la presentación del plato es la adecuada será más fácil que lo acepte. Lo que nunca hay que hacer es obligarlo a acabar o tan siquiera comenzarlo si es algo que detesta. Educarlos sí, obligarlos, no.

Si no les gusta la verdura, no hay que ofrecérsela de manera insistente diciendo que tiene vitaminas o que es importante para las defensas. Si observa cada día que los padres comen verduras, a la larga lo verá normal y acabará comiéndolas, sobre todo si esto se hace desde los seis meses de vida. Imitan lo que ven, tanto lo bueno como lo malo.

¿Es útil recurrir al castigo?

Ante una mala acción o actitud es difícil no caer en la tentación del castigo ejemplar que, generalmente, es excesivo cuando lo contemplamos desde la distancia. Deben aprender que lo que hacen tiene consecuencias, y los padres deben dejar que se enfrenten a ellas. Debe haber consecuencias lógicas, no arbitrarias, que se desprendan de sus acciones. Por ejemplo, si tiran la comida al suelo, se acaba la comida. Si no piden bien las cosas, no se les dan.

¿Cómo se desactivan las rabietas?

Es una de las situaciones más incómodas: se tira al suelo en medio del supermercado, gritando y pataleando. Lo cierto es que se trata de una etapa por la que pasan todos los niños, con especial intensidad, a partir de los dos años. Cuidado, puede prolongarse. Conseguir que sea una etapa limitada en el tiempo depende, en gran parte, de la actitud de los padres.

Hay niños a los que un abrazo tierno y unas palabras de consuelo pueden ayudar a calmar la ira que sienten en un momento dado. Hay otros que necesitan un espacio y un tiempo para expresar su rabia. En este segundo caso, acabamos con las rabietas empleando dos estrategias: convertirlas en inútiles y no alimentarlas con nuestra atención.

Fuente: El País

COMENTARIOS