Opinión

Los efectos políticos de la pospandemia

Sergio Berensztein

Politólogo. Presidente, IPS LATAM, Tar Heel

Algunos investigadores creen que amplios sectores de clase media de la Argentina, Brasil, Colombia y México podrían caer en la pobreza. En nuestro país, aún no hay un plan económico proestabilidad y crecimiento

martes 22 de septiembre de 2020 - 7:30 am

Columna publicada originalmente en Todo Noticias

La pandemia por Covid-19 aún no se ha superado; pero, a diferencia de lo que ocurría meses atrás, ya se vislumbra un horizonte de salida más claro y esperanzador. Los distintos proyectos de vacunas avanzan a paso firme, a punto tal que el presidente Trump pretende comenzar su distribución en octubre (antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre).

Aunque Trump no logre su objetivo, a esta altura parece ser un hecho que más tarde o más temprano el mundo tendrá una vacuna efectiva para el virus. “La ciencia vendrá a nuestro rescate”, tal como sostenía el doctor Anthony Fauci en julio, cuando las investigaciones estaban en sus fases iniciales. Por eso, distintas organizaciones, think tanks y grupos de intelectuales han comenzado a pensar en el día después.

Es un momento de proliferación de trabajos académicos que analizan, muchas veces desde un enfoque interdisciplinario, los efectos que la pandemia dejará en el mundo. En este contexto, si bien el sistema internacional es interdependiente, resulta particularmente relevante revisar aquellos en donde se examinan las consecuencias particulares sobre América Latina: una región de ingresos bajos y medios, con serias deficiencias estructurales y que ha sido especialmente afectada no solo por el virus sino, en muchos casos, por las restricciones de circulación impuestas para contenerlo.

Un trabajo de Nora Lustig, Guido Neidhöfer y Mariano Tommasi (miembros del grupo de expertos “La economía de la pandemia y protección social en América Latina” promovido por el PNUD) advierte, a partir de la implementación de sofisticados modelos matemáticos, que las consecuencias adversas sobre el nivel de ingreso se verán reflejadas principalmente sobre los deciles medios de la población. Analizan la situación de la Argentina, Brasil, Colombia y México, en donde amplios sectores de clase media podrían caer en la pobreza. En dicho trabajo, se demuestra que el aumento de la asistencia social (tal como ocurrió en Brasil y Argentina) logra compensar solamente en parte este efecto. Además, en las cuatro naciones aumentaría aún más la desigualdad, medida a través del coeficiente de Gini.

De confirmarse estas hipótesis, y teniendo en cuenta el calendario electoral, un mayor empobrecimiento de la clase media podría tener en la Argentina un impacto político muy significativo de cara a los comicios legislativos del próximo año e incluso del 2023, puesto que no queda en absoluto claro cuánto tiempo será necesario para recuperar el terreno perdido, dado que el gobierno, al menos hasta ahora, sigue sin elaborar un plan económico proestabilidad y crecimiento.

Tradicionalmente, la base de sustentación del Kirchnerismo no han sido los sectores medios, caracterizados en su gran mayoría por su independencia/autonomía respecto de partidos o ideologías, o por votar opciones no peronistas. Por ejemplo, en la elección de 2019, abrumados por la crisis económica y tras el fracaso del gobierno de Mauricio Macri, un amplio segmento de clase media le otorgó a Alberto Fernández un voto de confianza. Dicho apoyo venía acompañado por el mandato de resolver la crisis y recomponer el nivel de ingreso. Para un grupo más reducido, en particular para los votantes del Frente Renovador, significaba la posibilidad de erigir a un gobierno peronista de características moderadas, que se alejase de la radicalización kirchnerista del pasado. El paso a un costado de Cristina Kirchner, la figura de Alberto Fernández encabezando la fórmula y la incorporación de Sergio Massa a la coalición supuestamente garantizarían un gobierno pragmático y abierto al diálogo con la oposición por parte del Frente de Todos.

El proceso de radicalización que viene experimentando la administración de Alberto Fernández podría terminar por desencantar a esa porción del electorado moderado que, a la hora de emitir su voto en 2019, no creía estar optando por lo que terminó siendo el cuarto gobierno kirchnerista, en el que se impone la agenda (los qué y los cómo) de Cristina Kirchner y las directrices fundamentales de su dogmatismo.

Sin embargo, la competitividad electoral del Frente de Todos se podría ver aún más dañada por los efectos adversos que la pandemia de Covid-19 tuvo y seguirá teniendo en términos más generales sobre los sectores medios. Aquellos que eligieron al presidente Fernández para que sacase a la Argentina de la crisis, independientemente de las circunstancias, han sufrido en carne propia los resultados inversos: un fuerte aumento del desempleo y una mayor pérdida del poder de compra de los salarios. Tras la pandemia, un amplio segmento de la población, que hasta hace unos meses podría considerarse de clase media o media-baja, no cubrirá el nivel de ingresos mínimo y caerá por debajo de la línea de pobreza. Esto podría llevarlos a un sentimiento de profunda decepción, de aspiraciones incumplidas, optando por otras fuerzas políticas en 2021.

En la Argentina, las preferencias de los sectores medios independientes suelen definir la elección, sobre todo teniendo en cuenta que siguen existiendo dos grandes coaliciones que, al menos hasta ahora, parecen mantener la unidad a pesar de las respectivas tensiones internas. Por eso, la eventual perdida de apoyo en dicho segmento brinda mayores posibilidades a la oposición, siempre y cuando sea capaz de capitalizar ese descontento y ofrecer un horizonte de soluciones prácticas, borrando la memoria o al menos mitigando el efecto del duro final del gobierno de Mauricio Macri. Si por el contrario ese esfuerzo no es efectivo, mucho más si se fragmenta la oposición, a pesar de que el Frente de Todos puede perder votos, el caudal electoral puede ser suficiente como para seguir siendo la primera minoría y obtener un triunfo que ratifique el actual balance de poder.

Al margen de los efectos adversos generalizados sobre el mercado de trabajo que la pandemia y las cuarentenas ya provocan en toda la región, la ineficacia del gobierno argentino en materia económica puede generar no sólo un aumento del desempleo mayor que el promedio, sino además que se sostenga por más tiempo. En este sentido, decisiones que intoxican el clima de negocios y precipitan la desinversión privada (como el intento de expropiación de Vicentin, la intervención sobre las telecomunicaciones, las mayores restricciones sobre el mercado cambiario, el impuesto a la riqueza y, en general, los cambios constantes en las reglas de juego) pueden satisfacer hoy a su electorado más duro, pero a la larga producirán una pérdida de apoyo adicional en el votante independiente. Quien aumenta las chances de la oposición es el propio gobierno, que con su agenda de radicalización y su gestión poco eficaz aleja a los sectores del electorado que debería intentar contener.

COMENTARIOS