Salud

Formas de calmar a una mascota ansiosa

Qué podés hacer en ciertos momentos estresantes como una visita al veterinario o ante el ruido de pirotecnia

miércoles 7 de octubre de 2020 - 7:42 am

Algunas investigaciones demuestran que el estrés puede tener un efecto negativo en la salud de las mascotas si no se tiene un cuidado especial. Estos son algunos métodos que se han demostrado eficaces para ayudarlas en situaciones difíciles.

1. Consolala durante los fuegos artificiales

Si ves está ansiosa, lo mejor es que estés atento a sus necesidades y te concentres por completo en ella. Usá alguna técnica que consiga centrar toda su atención en vos.

2. Usá una manta para calmar la ansiedad

Podés destinar una manta especial o bufanda. Envolver al perro puede ayudarle a mantener la calma mientras pasan fuertes ruidos. Básicamente se trata de un gran abrazo que mantiene sus niveles de estrés controlados. Es mejor envolverlo antes de que comience el ruido, así te asegurás de que permanezca lo más cómodo y relajado posible.

3. Brindale una señal para que entienda que puede acudir a tus brazos

Una visita al veterinario puede ser muy estresante, pero una cosa que puede ayudar es enseñarles que los abrazarás si lo desean.

Simplemente dales una señal, como decir algunas palabras claves mientras estirás tus brazos, y darles un regalo como recompensa si lo entienden. Esto puede ayudar a mantenerla lo más tranquila posible.

4. Ponele música

Poner música a un nivel moderado para gatos puede ayudar a controlar sus niveles de estrés, especialmente en la clínica veterinaria, según lo determina un estudio reciente. Algunas investigaciones también determinan que puede funcionar en los perros para relajarlos en situaciones estresantes. Incluso hay música reggae para perros para mantenerlos distraídos y tranquilos cuando se sienten abrumados.

5. Desensibilizar a los perros frente a sonidos que generalmente les causan miedo

Es recomendable reproducir sonidos que encuentran particularmente angustiantes en un volumen bajo un par de veces a la semana. Esto podría ser una grabación de la aspiradora o tormentas eléctricas, pero con el tiempo, superarán su miedo. Debés asegurarte de que esté en un área cómoda con una buena distracción antes de comenzar suavemente la grabación.

6. Darles algunas golosinas en el veterinario

Dejá que asocie al veterinario con cosas buenas. Para lograrlo, podés recompensarlo con obsequios especiales adicionales que normalmente no le darías en casa. Después de cualquier evento angustiante, como una inyección o hacer que se pare sobre una balanza, dale su golosina favorita.

7. Practicá la visita al veterinario

Todo lo que conlleva ir al veterinario puede ser bastante abrumador, por lo que una buena estrategia para ayudarlos a conservar la calma es practicar algunas de las acciones que se realizan generalmente en este lugar, pero en casa. Esto puede significar que se familiarice con algunas de las cosas que experimentarían allí, como cepillarse los dientes y cortarse las uñas. Este contacto es diferente a las caricias y puede ayudar a que comprenda mejor lo que le está sucediendo durante los controles de rutina.

8. Darles de comer menos el día antes de una visita al veterinario

Se recomienda alimentarlo menos de lo habitual antes de una visita al veterinario para que responda mejor a las recompensas una vez que llegue. Esto puede servir para relajarse, ya que se distraerá con sus golosinas que le ayudarán a cooperar mejor con los procedimientos. Por supuesto, no le quites demasiada comida y nunca pases por encima del bienestar de tu mascota.

Fuente: Mentes curiosas

COMENTARIOS