Coronavirus

Coronavirus: ¿sirven los lentes para protegernos?

Las dudas acerca de si su uso ayuda a evitar el contagio

martes 22 de septiembre de 2020 - 7:38 am

Todos los días surgen nuevas dudas y descubrimientos acerca del coronavirus. Una de las investigaciones está enfocada en el uso de lentes y su supuesta  eficacia para proteger del contagio.

Existe la evidencia preliminar de que las personas que usan anteojos son menos susceptibles al contagio, especulan los autores, pero prefieren no apresurar conclusiones ni recomendar que, además del barbijo, se empiece a usar algún elemento de protección para los ojos para reducir el riesgo de infección.

Una posible respuesta es que actúen como una barrera parcial, protegiendo los ojos de las salpicaduras de una tos o un estornudo. Otra explicación podría ser que se tienen menos probabilidades de frotarse los ojos con las manos contaminadas.

Hay varios factores que podrían influir en los datos del estudio, y que es posible que el uso de anteojos esté simplemente asociado con otra variable que afecta el riesgo. Uno de esos factores puede ser que los que usan anteojos tienden a ser mayores, más cuidadosas y propensas a quedarse en casa durante un brote viral que aquellos que no usan. O quizás los que pueden pagar anteojos tienen menos probabilidades de contraer el virus por otras razones, como tener los medios para vivir en espacios menos concurridos.

Tiene cierta plausibilidad biológica, dado que en los establecimientos de salud usan protección para los ojos, como máscaras o gafas protectoras. Pero lo que queda por investigar es si proteger los ojos en un ambiente público implica una protección adicional al uso del barbijo y el distanciamiento físico. Y eso todavía no está claro.

Los trabajadores de la salud usan viseras plásticas para proteger los ojos de las microgotas que un enfermo expulsa al toser o estornudar, así como de las partículas aún más pequeñas, llamadas aerosoles, que se forman cuando los pacientes son sometidos a ciertos procedimientos médicos, como la intubación. Sin embargo, para la gran mayoría de la gente ese nivel de protección adicional probablemente no sea necesario, ni reemplaza el uso de barbijo y el distanciamiento social en los espacios públicos. De hecho, usar anteojos podría sumar un nuevo riesgo: algunas personas tal vez se toquen más la cara, y no menos, si los usan.

Hay que considerar los aspectos prácticos, la comodidad o no de usar protección para los ojos o un protector facial. Tal vez tenga sentido para quienes que realizan ciertas tareas, como los socorristas o los cuidadores de alguien que está enfermo.

El nuevo hallazgo también plantea interesantes interrogantes sobre los ojos como posible puerta de entrada para el virus. Se sabe que los virus y otros gérmenes pueden ingresar a través de las membranas mucosas faciales de los ojos, la nariz y la boca. Pero el principal punto de ingreso del coronavirus parece ser la nariz, porque tiene una gran cantidad de receptores que crean un ambiente propicio para que el virus pueda replicarse y colonizar el tracto respiratorio.

Sin embargo, los médicos observan que un pequeño porcentaje de pacientes tiene síntomas oculares, como conjuntivitis, lo que sugiere que también puede estar ingresando al cuerpo a través de los ojos. Aunque los síntomas oculares son menos comunes que los respiratorios o la fiebre, hay varios estudios que reportan molestias oculares como señal de infección por Covid-19, como picazón en los ojos, lagrimeo excesivo, visión borrosa y la sensación de tener algo en el ojo.

Fuente: La Nación / New York Times

COMENTARIOS