La Matanza

Escándalo en La Matanza: demoraron a 150 personas por una fiesta clandestina con autos de alta gama

Este domingo por la madrugada la policía de la Provincia intervino en un domicilio de González Catán con 150 personas demoradas: liberaron a todos excepto por el dueño de la casa

lunes 21 de septiembre de 2020 - 12:17 pm

El domingo por la madrugada, la policía bonaerense intervino un domicilio del municipio de La Matanza donde se llevaba una fiesta clandestina: se demoraron a 150 personas y se incautaron 50 autos, algunos de alta gama, aseguró el diario Primer Plano.

La fiesta, prohibida por decreto en la Provincia desde el inicio de la cuarentena, tuvo lugar en una quinta en González Catán en Monasterio entre las calles Bustos y Lagos.

La División de Tráfico y Drogas Ilícitas de La Matanza intervino en el lugar. Los agentes secuestraron 40 mil pesos en efectivo, mesas de juego, bebidas alcohólicas y equipos de música. También incautaron 50 autos, algunos de ellos de alta gama.

La Policía demoró a las 150 personas (93 hombres y 57 mujeres) que participaban de la reunión social, prohibidas en territorio bonaerense desde el inicio de la cuarentena. De acuerdo a TN, casi todos ellos quedaron liberados, con la sola excepción del dueño de la vivienda, un hombre de 34 años.

En sintonía con el decreto que estableció la cuarentena en todo el país, los participantes de la reunión fueron imputados por violación del artículo 205 del Código Penal.

En caso de que la causa avance, están expuestos a penas que van de los seis meses a los dos años de prisión, por violar “las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

Entre los participantes de la fiesta clandestina se encontrarían dos policías. Es por ello que interviene en la investigación la división de Asuntos Internos de la Bonaerense.

El operativo se realizó a horas del 21 de septiembre, Día del Estudiante y fecha de inicio de la primavera, suele ser una excusa para encuentros de amigos al aire libre o bajo techo.

Sin embargo, el contexto de la pandemia obliga a restringirlos o a postergarlos si se hacen en ambientes cerrados. En la Ciudad de Buenos Aires, las autoridades ya avisaron que realizarán un operativo especial para evitar las aglomeraciones de personas en parques y plazas.

En tanto, Mendoza impuso una cuarentena estricta por dos días con el objetivo de que no se lleven a cabo estos encuentros sociales. En la provincia cuyana hubo un caso resonante a mediados de agosto, cuando tres hijos del senador Adolfo Bermejo fueron encontrados en una fiesta con otras 18 personas en un quincho privado.

La problemática de las fiestas clandestinas tiene otros casos a lo largo de la cuarentena decretada como medida de prevención contra el coronavirus.

 

 

En uno de los episodios más recientes, hace apenas dos semanas, la Municipalidad de Escobar sorprendió a 30 personas que participaban de una fiesta en la localidad de Loma Verde. Se les labró una contravención por violar el decreto que estableció la cuarentena.

A fines de agosto, además, la Municipalidad de la Plata y la Policía Bonaerense desactivaron dos fiestas clandestinas que no respetaban el aislamiento obligatorio, en el barrio Aeropuerto y en el Casco Urbano platense.

Este tipo de encuentros también se realizan fuera del AMBA. El mes pasado, 46 personas fueron demoradas en Rosario, por participar de una fiesta en el noroeste de la ciudad santafesina.

Casos similares se registraron en Mar del Plata y Entre Ríos, entre otras localidades y provincias argentinas. Además, en varias ciudades –entre ellas la de Buenos Aires– se clausuraron bares por no respetar los protocolos de la actividad, así como por el incumplimiento del distanciamiento social.

De acuerdo a los lineamientos ratificados por el decreto 754/2020, que extendió las restricciones a la circulación hasta el 11 de octubre, en las zonas con aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) está prohibida la realización de “eventos o reuniones sociales o familiares en espacios cerrados o en domicilios particulares”.

El texto oficial, publicado este domingo por la tarde, establece las provincias y la Ciudad de Buenos Aires pueden reglamentar la autorización para reuniones sociales de hasta diez personas en espacios públicos al aire libre, siempre que “las personas mantengan entre ellas una distancia mínima de dos metros, utilicen tapabocas y se dé estricto cumplimiento a los protocolos de actividades y a las recomendaciones e instrucciones de las autoridades sanitarias”.

COMENTARIOS