Política Internacional

Bolsonaro confirmó a un militar como ministro de Salud y se quejó por la demora del regreso a clases

Eduardo Pazuello fue ratificado en el cargo tras cuatro meses de interinato por el presidente brasileño, quien afirmó que su país lleva adelante "el mayor confinamiento del mundo" en las escuelas en el marco de la pandemia del coronavirus.

miércoles 16 de septiembre de 2020 - 10:21 pm

El general en actividad Eduardo Pazuello fue investido este miércoles ministro de Salud de Brasil, tras cuatro meses de interinato después de asumir provisionalmente el cargo tras la caída de sus dos predecesores, Nelson Teich y Luiz Mandetta, por discrepancias con el presidente Jair Bolsonaro sobre el combate a la pandemia de coronavirus.

Asumí en el momento más crítico de la pandemia. Tuvimos que cambiar las ruedas con el coche en marcha. La responsabilidad era enorme y dispusimos de total libertad para implementar las políticas necesarias“, declaró Pazuello, de 57 años, en una ceremonia llevada a cabo en Brasilia.

Ambos predecesores cayeron por oponerse a Bolsonaro en la estrategia a adoptar frente a la pandemia. Uno de los principales motivos por los que discreparon con el jefe de Estado fue por negarse a recomendar el uso ampliado de la cloroquina y la hidroxicloroquina, medicinas sin evidencia científica ni eficacia comprobada contra el covid-19 pero activamente promovidas por el mandatario ultraderechista.

No obstante, cuando le tocó Pazuello, éste autorizó rápidamente ampliar el uso de esos medicamentos también a los casos leves, pese a las críticas provocadas en la comunidad científica brasileña y global.

Bolsonaro incluso se mostró con una caja del remedio hidroxicloroquina durante la ceremonia en la cual se oficializó el cargo político del militar. En su discurso, el mandatario brasileño fustigó a gobernadores y alcaldes por estar llevando adelante “el mayor confinamiento del mundo” sin permitir el regreso pleno a las clases presenciales.

“Somos el país con el mayor número de días de confinamiento en las escuelas. Eso es un absurdo”, afirmó Bolsonaro. Cabe destacar que, hasta el momento, Brasil registró más de 133.000 muertos y 4,4 millones de contagiados en la pandemia de coronavirus.

Apenas el estado de Amazonas, en el norte amazónico y luego del colapso sanitario y funerario en abril y mayo, regresó en su totalidad a las clases presenciales, mientras que otros lo van haciendo paulatinamente y con muchas restricciones, aunque sin obligar a los alumnos a asistir.

El presidente reiteró que en el inicio de la pandemia tuvo “razón” al defender mantener la economía sin cuarentena y aseguró que los gobernadores fueron “capturados por el pánico proporcionado por los medios catastróficos que hay en Brasil”.

Por su parte, Pazuello, quien es considerado un experto en logística aunque no en salud, en su discurso recomendó a la población acudir al médico cuando tenga síntomas y no apenas cuando le falte el aire, como había dicho en marzo el entonces ministro Mandetta, quien llegó a ser más popular que Bolsonaro en las encuesta por aquellos días.

El ministro, uno de los 9 militares al frente de una cartera en el gabinete, afirmó que el sistema de salud no entrará en colapso y dejó abierta la puerta para otras vacunas, más allá de que el Gobierno federal financia el desarrollo y los ensayos locales de la de Oxford, del laboratorio Astrazeneca.

COMENTARIOS