Sociedad General

Continúa el mal olor del agua: ¿qué barrios se vieron afectados?

Desde AySA aseguran que el numero de quejas está en baja, y que hoy no se registró olor en el ingreso de agua de la planta San Martín

martes 15 de septiembre de 2020 - 7:21 pm

El 4 de septiembre, muchos habitantes de la Ciudad y la zona norte de la Provincia de Buenos Aires se despertaron para encontrarse con que el agua de sus canillas no era de la mejor calidad y no tardaron en volcarse a Twitter para denunciar el olor y gusto a aceituna del servicio de Agua y Saneamientos Argentinos (AySA).

Y aunque la empresa que dirige Malena Galmarini asegura que el agua es potable y apta para el consumo, las quejas en las redes sociales y en el centro de atención al cliente se siguen acumulando, especialmente de los vecinos de San Isidro, Palermo, Belgrano y Caballito.

Según explicaron desde AySA a La Nación, desde la Planta San Martín, situada en la avenida Figueroa Alcorta al 8500, en Palermo, se detectaron variaciones en el Río de La Plata, y esos cambios en el agua son los que modificaron el olor y el sabor. Los barrios que se nutren del agua de dicha planta (cerca de 6 millones de personas) son los más afectados.

Los distritos que reciben agua de la planta San Martín son San Isidro, Vicente López, San Martín, Tres de Febrero, Morón, Ituzaingó, Hurlingham y una parte de La Matanza, en el conurbano bonaerense. En la ciudad, este fenómeno tiene más intensidad desde la Avenida Rivadavia hacia el norte, porque en el sur del distrito el agua se empieza a mezclar con la producida en la Planta Belgrano, en Bernal.

La empresa estatal solicitó la intervención de la Unidad Fiscal de Medio Ambiente para que investigue los motivos por los cuales se modificó el agua, a fin de determinar si existe o ha existido alguna conducta delictiva, como un caso de contaminación producido por alguna empresa que vertió efluentes industriales al río.

En su presentación ante la Justicia, AySA expresó que tomó acciones inmediatas que se continúan desarrollando a efectos de impedir que esta situación incida en la normal prestación del servicio, tales como recorridas de planta para detección de olores en distintos sectores, toma de muestras de cruda, filtrada y salidas para análisis en el laboratorio central, seguimiento de parámetros, como la turbiedad y altura de río, entre otras.

En cuanto a su origen, si bien explicaron que aún no se pudo determinar, teniendo en cuenta los muestreos realizados por el barco laboratorio y también en tierra en los distintos arroyos, podría inferirse que el problema vendría del Río Reconquista, luego pasó al Río Luján y, finalmente, llegó a la planta en el Río de la Plata.

 

 

COMENTARIOS