Alimentación

Algunos mitos sobre la nutrición deportiva

Algunas creencias pueden poner en riesgo la salud o prometer efectos que no son capaces de producir

sábado 3 de octubre de 2020 - 7:13 am

La nutrición deportiva está rodeada de una serie de mitos. En muchas ocasiones, estos pueden poner en riesgo la salud del atleta o, simplemente, prometer efectos que no son capaces de producir.

En otros casos, el avance de la ciencia desmitifica antiguas creencias para adaptarlas a las tendencias actuales. Así, hoy en día podemos reconocer con más precisión cuáles son esas falsas creencias.

Cargas de hidratos

Realizar una carga de hidratos puede ser interesante en muchos deportes. Sin embargo, hasta hace unos años, el modo de hacerlo no era el más indicado. La forma tradicional de realizar una carga o sobrecarga de glucógeno consistía en producir una depleción completa de los depósitos para una posterior sobre ingesta de este nutriente.

Los estudios actuales señalan que este método está equivocado. No es necesario variar demasiado el patrón de alimentación para producir una saturación de los depósitos de glucógeno. Es suficiente con disminuir la carga de entrenamiento y mejorar el descanso en los días anteriores a la prueba.

Este descubrimiento facilita la tarea de la carga de hidratos, sin el riesgo de un desbalance en el equilibrio calórico y de comprometer la funcionalidad muscular.

Suplementos

Existen muchas sustancias en el mercado que aseguran tener la capacidad de aumentar el rendimiento deportivo. No obstante, pocas son las que realmente lo consiguen.

Un ejemplo es el de las sustancias que prometen aumentar la quema de grasa. Si bien una dosis adecuada de vitamina C puede mejorar la oxidación de este nutriente durante la realización del ejercicio, según algunos estudios, pocas más sustancias presentan una incidencia sobre la pérdida de peso.

De las pocas que podrían ayudar a mejorar la composición corporal son la cafeína, la creatina y el hmb. Sin embargo, el efecto no es milagroso y su uso debe de estar encuadrada dentro de la práctica de ejercicio regular y de una dieta saludable.

Aumentadores de testosterona

Uno de los mitos es el uso de sustancias naturales que pueden aumentar los niveles de testosterona. Tanto el jengibre, como el tribulus terrestris, el ácido aspártico, etcétera, prometen incrementar los niveles de esta hormona de manera natural, mejorando el rendimiento y la función muscular.

La realidad es que no existe ningún estudio en humanos que evidencie este hecho. Han concluido que pueden ser sustancias cuya ingesta mejore el deseo sexual en circunstancias de bajos niveles de testosterona. Sin embargo, no se han encontrado relaciones con la síntesis proteica, el aumento de masa o la función muscular.

El momento de empezar a beber es cuando aparece la sed

La deshidratación comienza a producirse antes de que el mecanismo de la sed se active. Sobre todo en climas calurosos y húmedos, el perder agua y sales minerales puede afectar el rendimiento y la salud.

Realizar pequeñas ingestas constantes de agua, una vez trascurridos los 20 minutos desde el inicio del ejercicio, para evitar caídas en el rendimiento deportivo. Además, en algunos casos, puede ser necesario el uso de bebidas deportivas con sales minerales o ciertas cantidades de glucosa para retrasar la aparición de la fatiga y, de este modo, mejorar el rendimiento.

Reducir el consumo de procesados y aumentar el de frutas y verduras, junto con un buen descanso y una correcta hidratación, impedirá pérdidas indeseadas en el rendimiento deportivo.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS