Sociedad

Tragedia de Once: el maquinista confesó que había anulado los frenos del tren

Marcos Córdoba, quien se encuentra preso en Marcos Paz, admitió la responsabilidad por el choque del tren en una entrevista con una psicóloga a través de la plataforma Zoom.

lunes 14 de septiembre de 2020 - 5:00 pm

Marcos Córdoba, el conductor de la máquina del Ferrocarril Sarmiento que el 22 de febrero de 2012 chocó contra el andén de la estación Once y causó una tragedia, admitió su responsabilidad en el impacto del tren al asegurar había anulado el sistema de frenos antes del impacto.

“Yo tengo responsabilidad, anulé el dispositivo, pero no lo hice a propósito, nunca imaginé que algo así podía ocurrir”, aseguró Córdoba en diálogo con la psicóloga María Dolores Carbia y la trabajadora social Silvina Blanco en un encuentro virtual realizado por Zoom.

La entrevista fue solicitada por la Fiscalía de Ejecución, a cargo de Guillermina García Padín, y ordenada por el juez de Ejecución Penal Jorge Luciano Gorini como respuesta a un pedido de la abogada Valeria Corbacho para que se le conceda a Córdoba la libertad condicional.

En otro tramo de la entrevista reiteró que fue él mismo el “responsable de haber anulado el dispositivo del hombre muerto”. Y al ser consultado por los motivos que lo llevaron a tomar esa determinación, contestó: “Es una costumbre, me enseñaron así en la práctica”. Luego, explicó: “La mayoría lo hace por momentos para descansar la mano”.

Marcos Córdoba, maquinista de Once.

Las especialistas que entrevistaron a Córdoba concluyeron que el maquinista estaba lúcido y orientado en tiempo y espacio en el momento en que reconoció que había desactivado el dispositivo de los frenos. “Presentó juicio conservado, con contenido de pensamiento coherente, sin evidencias de distorsiones cognitivas, alucinaciones o producción delirante”, especificaron en el informe al que accedió Infobae.

“Sus funciones intelectivas básicas (atención, concentración y memoria) no presentaron particularidades. Durante la entrevista se mostró respetuoso y colaborador”, agregaron.

“Respecto de los hechos por los que resultara condenado, se responsabiliza por acciones que considera erradas en el desempeño de funciones negando intencionalidad explícita de cometer un delito, apelando a cierta minimización de los resultados posibles de esa maniobra que consideró naturalizada. Su implicancia subjetivamente en los hechos, de los que se siente en parte responsable, con visible monto de angustia en su relato, lo que denota resonancia afectiva. Manifiesta ideas de culpa y reparación mostrando capacidad empática para quienes resultaron víctimas y sus familias”, detallaron las profesionales.

 

COMENTARIOS