Salud

Cómo corregir cuatro malas posturas

Tener una buena postura no solo es cuestión de estética, sino también para evitar dolores y problemas en el organismo

jueves 1 de octubre de 2020 - 7:57 am

La espina dorsal humana tiene curvas naturales, pero cuando estas son demasiado pronunciadas pueden ocurrir algunos problemas de salud. Una buena postura proporciona estabilidad y control sobre el cuerpo y mejora el aspecto general, influyendo también en el trabajo de los órganos internos y el sistema nervioso.

Pero a menudo ignoramos la incomodidad de la espalda hasta que aparecen síntomas realmente molestos. Estas son cuatro posturas que deberías evitar y cómo corregirlas.

1. Postura de la espalda sway o arqueada

Para determinar si tenés una postura inclinada hacia atrás, prestá atención a tu pelvis. En esta posición, la pelvis se inclina y se mueve hacia delante desde su posición neutral. También podés notar una curva excesiva en la parte superior de la espalda. Es probable que tus isquiotibiales estén tensos y que notes un desequilibrio en otras partes del cuerpo, debido a la necesidad de compensar esta posición corporal.

La posición incorrecta hace que tu peso corporal se distribuya de manera desigual, lo que provoca rigidez en las articulaciones con el tiempo. Debido a la tensión excesiva, los ligamentos se estiran, lo que hace que la columna sea menos estable.

Cómo solucionarlo:

– Corregí el desequilibrio muscular. Si bien es mejor consultar a un médico y obtener un plan de entrenamiento que se adapte mejor a vos, también podés intentar hacer algunos ejercicios en casa. Las posturas de yoga del guerrero I y las estocadas de estiramiento te ayudarán a estirar los flexores de la cadera, que pueden ser una de las causas de este problema.

– Una de las razones es la debilidad de los glúteos y los cuádriceps. Así que podés entrenar estos músculos con los ejercicios adecuados, como las medias sentadillas.

– Controlá tu forma de estar de pie. Tratá de involucrar todos tus músculos para pararte derecho.

2. Hiperlordosis o lordosis lumbar

Se presenta con una curva excesiva en la zona lumbar. El estómago se desplaza hacia delante y los glúteos sobresalen demasiado. El cuerpo se parece a la letra C cuando lo mirás de costado.

Este tipo de mala postura puede provocar movimientos restringidos y rigidez de los músculos.
A veces puede ser la causa del dolor lumbar y del deslizamiento de los discos, lo que puede afectar al nervio ciático, provocando una sensación de hormigueo y entumecimiento en las piernas.

Cómo solucionarlo:

– Fortalecé los músculos centrales. Elegí diferentes tipos de tablones o abdominales, hacé ejercicios de puente de cadera, sentadillas y elevaciones de piernas.

– La obesidad puede ser una de las razones, ya que ejerce una presión adicional sobre la espalda baja. Si este es el caso, perder algo de peso puede contribuir para arreglar esta postura.

3. Cifosis

Se ve como una espalda superior redondeada cuando se produce una curva excesiva, que puede parecer como una joroba en la columna. Esto puede suceder porque se pasa demasiado tiempo en una posición inclinada, como por ejemplo cuando se está sentado, y cuando la cabeza siempre está en una posición hacia delante.

A largo plazo puede provocar dolor de espalda y tensión muscular. En algunos casos puede causar problemas respiratorios y digestivos, así como dificultar la realización de tareas diarias.

Cómo solucionarlo:

Seguir una rutina de ejercicios y también hacer la postura de esta imagen. Además de probar técnicas de liberaciónNecesitarás una pelota de masaje para hacer esto correctamente. Estas técnicas te permiten aplicar presión hasta cierto punto para aliviar la tensión y mejorar tu rango de movimiento.

4. Postura de la cabeza hacia delante

Se ha vuelto muy común con el aumento del uso de dispositivos digitales. La cabeza se mueve hacia delante y se asienta delante de los hombros en lugar de ubicarse directamente sobre ellos. Esta posición ejerce una tensión excesiva sobre los músculos del cuello y la columna, lo que aumenta el riesgo de sufrir procesos degenerativos.

Provoca malestar y tensión en los músculos del cuello, dolores de cabeza, tensión y dolor en la parte media de la espalda, dolor en el pecho y sensaciones desagradables en los brazos.

Cómo solucionarlo:

– Elegí una almohada ortopédica con la firmeza adecuada para mantener el cuello en una posición neutra y evitar flexiones hacia delante.

– Ajustá tu lugar de trabajo para que la pantalla de tu computadora esté colocada al nivel de los ojos y puedas descansar tu cabeza en un cabezal mientras trabajás.

– Tonificá y estirá los músculos del cuello y la parte superior de la espalda para aliviar la tensión y que te resulte más fácil mantener la posición correcta de la columna.

Fuente: Genial Gurú

COMENTARIOS