Alberto Fernández

Quilmes: la foto de Alberto Fernández, Kicillof y Mayra Mendoza sin respetar la distancia social

Los distintos mandatarios estuvieron presentes en la presentación de un plan de inversión en la cervecería Quilmes, y posaron juntos a quienes parecerían ser los empleados del lugar sin respetar las normas sanitarias.

miércoles 9 de septiembre de 2020 - 5:53 pm

El Presidente de la Nación Alberto Fernández, junto al gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y la intendente de Quilmes, Mayra Mendoza, visitaron la planta industrial de la Cervecería y Maltería Quilmes, en el marco del Plan de Inversiones 2020 que oficializó la empresa en la Argentina, y el anuncio del relanzamiento y ampliación de beneficios del programa Ahora 12.

En sus declaraciones, los mandatarios hicieron referencia al esfuerzo que se llevó a cabo para sostener el cuidado y la producción, en épocas en las que la pandemia y “la herencia recibida por gobierno anteriores” dejaron sus estragos.

Durante el acto oficial, los mandatarios protagonizaron dos situaciones equívocas que generaron el respectivo repudio en las redes. El primer furcio le corresponde al Presidente de la Nación, quien en un momento de enojo frente la herencia de las gestiones anteriores, criticó “la pesada mochila que recibimos en diciembre del 2010”.

Ante las voces apocalípticas, las voces que dicen que no vamos a ningún lado. Dense cuenta de todo lo que hicimos, acá se siguió trabajando en la pandemia, se siguió creciendo, se cuidó a la gente. Se sigue invirtiendo, se sigue innovando, esta es la Argentina que existe. Que no nos confundan, compañeros y compañeras, nos estamos levantando de un tiempo difícil, cargando una mochila que pesa mucho, que recibimos en diciembre del 2010, lo hicimos muchas veces, lo vamos a hacer una vez más, vamos a poner a Argentina de pie, con producción y con trabajo”, comentó en un acto realizado en la planta de la empresa Quilmes.

La segunda equivocación comprende a los tres políticos del oficialismo. Durante el tiempo que duró el acto -y en el que las cámaras se mantuvieron encendidas- se mantuvieron separados por al menos dos metros entre cada uno y utilizaron el barbijo para hablarle a los presentes. Sin embargo, en una circunstancia que parecería situarse al final de la conferencia, los tres mandatarios fueron fotografiados junto a un gran número de personas, sin respetar el distanciamiento social, del que tanto hablan.

 

COMENTARIOS