Salud

Cómo limpiar las paredes blancas con productos caseros

Qué conviene usar en cada caso

domingo 27 de septiembre de 2020 - 7:46 am

Las paredes blancas son un clásico, pero dependiendo del tipo de material y pintura que usemos, puede ser complicado quitar manchas y suciedad de la superficie. Tomá nota de lo que podés hacer.

Cómo limpiar paredes blancas en seco

Polvo, mugre y suciedad se acumulan a diario. Para eliminar estas impurezas rápidamente y prevenir la formación de manchas, podés hacer esto sin maltratar su superficie:

– Retirá muebles, cuadros y otros objetos que entorpezcan la limpieza. Con un plumero, sacudí el polvo y telarañas acumulado en los zócalos, columnas, esquinas y vértices del techo.

– Con una aspiradora eliminá rastros de polvo y suciedad acumulados en las paredes y que acabás de soltar con el plumero.

– Por último, envolvé un trapo limpio y seco sobre la escoba y barré la pared. De este modo te asegurarás de no dejar ningún rastro de impurezas sobre la superficie y las esquinas.

Cómo limpiar paredes blancas con borrador mágico

Si tenemos niños en casa, probablemente, las paredes blancas estarán manchadas a menudo. Cuando debamos enfrentarnos a manchas de crayón o bolígrafo, el método del borrador mágico, que podés comprar en droguerías o supermercados, puede resultar de maravilla para limpiar paredes con pintura de látex:

– Despejá el área de limpieza de muebles, cuadros y demás obstáculos.

– Colocá periódicos o paños en el suelo para protegerlo de cualquier líquido que pueda escurrirse.

– Con un paño seco o plumero, sacudí polvo y mugre dispersos en la pared.

– Aplicá el borrador mágico sobre las superficies manchadas o rayadas. Realizá movimientos circulares para que las manchas salga con mayor rapidez. Repasá con el borrador en las zonas que lo requieran.

– En un cubo limpio, mezclá agua tibia y un limpiador multiusos, preferiblemente suave.

– Humedecé una esponja en la mezcla y limpiá la pared para retirar los restos de borrador y de suciedad. Tené mucho cuidado de no mojar enchufes.

– Limpiá las paredes de abajo hacia arriba para evitar que el goteo cause nuevas manchas.

– Repasá las paredes con otra esponja impregnada de agua tibia.

– Con un paño suave, secá las paredes para evitar que nueva mugre se adhiera fácilmente con la humedad y que aparezcan nuevas manchas.

Cómo limpiar con vinagre

Para limpiar las paredes sucias de humo y grasa, el agua, el jabón y el vinagre son una excelente opción. Esta mezcla solo es recomendable para paredes blancas con pintura de aceite sino, de lo contrario, no resistirá.

– Retirá cuadros y muebles de la habitación y protegé el suelo con papel periódico para evitar ensuciarlo.

– Envolvé un paño limpio y seco en una escoba y barré todo el polvo, mugre y telarañas acumulados en las paredes.

– En un cubo, mezclá jabón detergente o lavaplatos y vinagre a partes iguales.

– Impregná una esponja en la mezcla y lavá la pared de abajo hacia arriba. Frotá cuidadosamente, sin hacer demasiada fuerza, excepto en las zonas donde las manchas sean difíciles de quitar.

– Cuando vayas a limpiar áreas cercanas a enchufes e interruptores, exprimí bien la esponja para evitar que entre líquido en las conexiones eléctricas.

– Llená un cubo con agua limpia y agarrá otra esponja. Lavá las paredes con la esponja humedecida, retirando todo resto de mezcla jabonosa.

– Con un paño limpio, secá la superficie ya limpia.

Cómo limpiar con bicarbonato de sodio

Para aprender cómo limpiar las paredes pintadas de gotelé blanco, este método es el ideal para proteger y limpiar las superficies. El bicarbonato de sodio es un ingrediente habitual de la limpieza en casa y,en este caso, resulta efectivo, principalmente para eliminar manchas de aceite.

– Despejá la habitación y cubrí el suelo con un papel periódico o toallas para resguardarlo.

– Retirá polvo y mugre acumulada en la pared con un plumero o paño seco.

– En un cubo, mezclá agua tibia, vinagre blanco y dos cucharaditas de bicarbonato de sodio.

– Empapá una esponja limpia en la mezcla y comenzá a limpiar las paredes blancas. Realizá movimientos circulares con la parte áspera de la esponja en donde haya manchas rebeldes.

– Limpiá verticalmente, de arriba hacia abajo con la parte suave de la esponja.

– Llená un balde con agua limpia y agarrá otra esponja. Limpiá toda la pared, de abajo hacia arriba, hasta que quede totalmente limpia.

– Dejá secar la pared con el aire, a excepción de las zonas donde queden pequeños charcos acumulados (en los zócalos y esquinas, principalmente) y usá un paño seco y limpio para ello.

Con amoniaco

Debés tener mucho cuidado, pues este líquido es extremadamente fuerte. Solo pinturas lavables y paredes no empapeladas resistirán sin decolorarse.

– En un balde lleno de agua tibia, agregá un poco de jabón detergente suave.

– Mezclá bien y humedecé una esponja en el balde.

– Frotá la superficie suavemente, realizando movimientos circulares.

– Luego, mojá con agua fría un paño suave y limpio y comenzá a retirar la mezcla jabonosa de la pared.

– Mezclá un litro de agua con una cucharada de amoniaco. Mojá la esponja en la mezcla y comenzá a limpiar la pared nuevamente, de abajo hacia arriba.

– Con otra esponja limpia, absorbé el líquido con amoniaco y, después, repasá nuevamente con un paño húmedo.

– Secá la pared con un paño limpio. Este método es eficaz contra manchas de aceite y grasa. Si ves que persisten, pasá de nuevo la mezcla de agua con amoniaco y volvé a secar.

Con alcohol

Para eliminar manchas de bolígrafo en la pared, el alcohol es una estupenda opción.

– Impregná una bola de algodón en alcohol isopropílico.

– Colocá el algodón sobre las áreas manchadas. No frotes la superficie porque esto extenderá la mancha. Por el contrario, aplicá toques leves sobre las manchas, progresivamente, hasta ir borrándolas poco a poco.

– En la otra mano, tené una esponja y ponela debajo del algodón para ir absorbiendo el alcohol que se pueda derramar.

– Cuando la bola de algodón se llene de tinta, reemplazala por otra impregnada con alcohol. No será necesario que seques la zona porque el alcohol, si no usás mucha cantidad de golpe, se evapora muy rápido.

Fuente: Un cómo

COMENTARIOS