Ciencia

Qué enfermedad desarrolló el voluntario que obligó a frenar la vacuna de Oxford

Ayer se conoció que las pruebas de la vacuna experimental contra la COVID-19 -que se encuentran en Fase 3- fueron frenadas tras la detección de efectos adversos; sin embargo, hasta el momento no se sabe si quien desarrolló estos efectos colaterales había recibido la vacuna o un placebo

miércoles 9 de septiembre de 2020 - 12:40 pm

La farmacéutica AstraZeneca interrumpió este martes de forma temporal los ensayos de la tercera fase de la vacuna contra el coronavirus que tiene entre manos con la Universidad de Oxford. En un comunicado difundido la noche del martes explicaban que tenían que revisar sus investigaciones después de que uno de los voluntarios experimentara un efecto secundario nocivo.

Fuentes de AstraZeneca le confiaron a The New York Times que el voluntario que desarrolló efectos adversos reside en el Reino Unido. Además, explicaron que la enfermedad que desarrolló es la mielitis transversa, un síndrome inflamatorio que afecta a la médula espinal y que suele ser provocado por infecciones virales o una respuesta inmunológica.

Según la Clínica Mayo de los Estados Unidos, “existen muchas causas diferentes de mielitis transversa, incluso infecciones y trastornos del sistema inmunitario que atacan los tejidos del cuerpo. También puede ser ocasionada por otros trastornos de la mielina, como la esclerosis múltiple. Otras afecciones, como un accidente cerebrovascular, de la médula espinal, a menudo se confunden con la mielitis transversa, y estas afecciones requieren otros enfoques de tratamiento”.

El tratamiento se basa en el suministro de medicamentos y terapia de rehabilitación, y la mayoría de los pacientes se recuperan al menos parcialmente. Sin embargo, si la persona sufrió un ataque severo, “a veces quedan con discapacidades significativas”.

¿Placebo o vacuna?

Aún se debe determinar si la persona que tuvo esta reacción había recibido la vacuna o solo un placebo. En los ensayos clínicos, la mitad de los voluntarios reciben la droga y la otra mitad un placebo, que es una sustancia inerte. Ninguno de los voluntarios, ni los médicos que llevan adelante el estudio, saben quién recibió una u otra inyección. A esto se lo conoce como “doble ciego”.

¿Por cuánto tiempo se suspenderán los ensayos clínicos?

Mientras todos los ensayos están en pausa, un comité independiente revisará los datos de seguridad del virus para determinar si la enfermedad informada en el participante del ensayo efectivamente se puede atribuir a la vacuna.

Robert Booy, profesor de vacunación de la Universidad de Sydney, dijo a The Guardian que la investigación de la enfermedad, si se demuestra que está aislada y no está relacionada con la vacuna, podría significar que los ensayos de la vacuna se suspenderán por una semana como mínimo y un mes como máximo.

Booy cree es más probable que la interrupción sea una decisión por precaución en lugar de ser un problema con la vacuna.

¿Es común esta interrupción?

“Esta es una acción de rutina que tiene que suceder siempre que haya una enfermedad potencialmente inexplicable en uno de los ensayos mientras se investiga, asegurando que se mantenga la integridad de los ensayos”, señaló ayer la compañía en un comunicado, y agregó que en los ensayos de gran envergadura, las enfermedades a veces ocurren por casualidad, pero deben revisarse de forma independiente.

COMENTARIOS