Alimentación

Siete tipos de intoxicación que pueden ocurrir al comer pescado

Cómo se produce cada una de ellas y en dónde se encuentran

sábado 26 de septiembre de 2020 - 7:51 am

Las intoxicaciones por consumo de pescado siempre han sido un riesgo y aunque se hable poco de algunas de ellas no quiere decir que hayan desaparecido. Con la alteración de los ecosistemas marinos que los humanos han provocado en las últimas décadas, ciertos tipos de intoxicación que antes eran propias de climas cálidos, por ejemplo, se han extendido por el mundo.

Y lo más delicado es que muchos de los virus o bacterias que causan estos problemas son resistentes al calor, por lo que su consumo es riesgoso.

Cólera

Es causada por bacterias acuáticas del tipo Vibrio cholerae. La infección genera fuertes diarreas, que pueden llegar a ser peligrosas. El consumo de pescado o mariscos poco cocidos o crudos es un factor de riesgo de contagio en las zonas donde este virus está presente.

Los enterovirus

La transmisión de enfermedades de tipo viral al ser humano por consumo de pescado se relaciona en especial con el consumo de moluscos crudos. Destacan el virus de la hepatitis A, el virus tipo Norwalk y otros enterovirus. Poseen un alto poder infectivo y sobreviven largo tiempo en moluscos refrigerados y congelados. Además, pueden resistir al proceso de depuración de los moluscos y el tratamiento térmico es el único modo de eliminarlos. Se aconseja someter a estos alimentos de más riesgo a un calentamiento de 90ºC durante un minuto y medio antes de consumirlos.

El gusano ancho

El Diphyllobothrium latum es un parásito que puede llegar a los mamíferos por el consumo de pescado de agua dulce crudo o poco cocido. Una vez que llega al intestino puede alcanzar hasta los 10 metros de largo. Los mayores centros de riesgo estánen las regiones donde hay un alto consumo de peces provenientes de ríos y lagos.

Histaminas

La mala conservación del pescado y por lo tanto, la acción de las bacterias, hace que en la carne se produzca el aminoácido histamina, que es un compuesto alérgeno que puede provocar diversas reacciones, desde comezón hasta dolores de cabeza.

Los peces más susceptibles de desarrollar este compuesto son los pescados azules, por lo que hay que tener especial cuidado con su almacenamiento. Además, las histaminas una vez que se generan son termoestables, es decir, que no se destruyen con la cocción.

Ciguatera

Es una toxina que producen diversas especies de algas que luego son consumidas por los peces. Cuando se encuentran en gran cantidad en la carne de los pescados, pueden llegar a generar graves problemas de salud, incluyendo paros cardiorrrespiratorios.

Aunque originalmente este problema es propio de aguas tropicales, el calentamiento global ha hecho que ahora sea común encontrarlo en mares donde antes no existía.

Veneno del fugu

Esta es una de las intoxicaciones más peligrosas y célebres por consumo de pescado. Se limita a Corea y Japón, que son los países donde se consume el pez globo.

El consumo de la toxina que este pez tiene en la piel y los órganos internos es verdaderamente letal, por lo que comer este pez estuvo prohibido por algún tiempo en Japón y actualmente, se necesita ser un verdadero experto para poder prepararlo.

Biotoxinas marinas

Hay todavía otro tipo de intoxicaciones que no están relacionadas ni con la conservación del pescado ni con bacterias o virus: se trata de la presencia de biotoxinas termoestables, que pueden llegar a ser un problema. Aunque no se sabe la causa precisa, se cree que puede estar relacionada con las algas que consumen los peces. Cuando se detecta este problema, lo mejor es evitar el consumo de mariscos de la zona afectada.

Fuente: Rebañando

COMENTARIOS