Belleza

Qué tipos de brochas y pinceles existen para maquillarse

Qué función cumplen cada una de estas herramientas

viernes 25 de septiembre de 2020 - 7:12 am

Un buen producto de maquillaje puede tener un resultado no tan efectivo si no se aplica de forma correcta, pero también con las herramientas adecuadas. Conocer los diferentes tipos de brochas y pinceles que existen es necesario para conseguir un resultado de diez.

Brocha para la base

Es la clave para conseguir una piel impecable y un acabado perfecto sin dejar la huella de los dedos cuando te la aplicás con la mano. Por mucho que consideres que el maquillaje o la base es muy cremosa y se puede aplicar perfectamente así, es un error.

Aplicá siempre con brocha y no con la mano. La específica es un pincel plano similar a una brocha de pintor con la punta ligeramente redondeada. Es recomendable aplicar el producto en la zona de la nariz y frente y, a partir de ahí, ir distribuir difuminando con cuidado y de manera uniforme para conseguir un aspecto mucho más natural, desde la zona hacia el resto del rostro.

Para el rubor

La brocha para dar color a las mejillas es ancha y arqueada, lo que permite que se deposite la cantidad justa de una pasada. Tiene el pelo cortado en diagonal para definir mejor. Técnicamente hablando se conoce como brocha biselada y es perfecta para aplicar productos en polvo y afinar el rostro, ya que se usa especialmente para dar forma a la zona inferior del pómulo.

Para polvos

Muy similar a la empleada para aplicar el rubor, es simplemente algo menos redondeada. Se puede usar para aplicar polvos sueltos y compactos, y para retirar el exceso si se te fue un poco la mano.

Además, conseguirás minimizar los brillos, obteniendo una apariencia muy natural y sellando perfectamente el maquillaje para que tu rostro quede uniforme y listo para el siguiente paso, el rubor.

Para polvos bronceadores

También llamada kabuki, su superficie es plana y tiene un tamaño más grande de lo normal aunque su mango es muy corto.

Brocha en abanico

Suele ser sintética y se usa para eliminar el exceso de polvos o esos restos que han caído donde no deben, al tener los pelos muy finos consigue de un suave barrido quitar esas manchas.

Tipos de pinceles

– Para aplicar el corrector: se trata de un pincel similar al que se usa para aplicar la base de maquillaje pero de un tamaño mucho más pequeño para acceder a las zonas más difíciles como alrededor de la nariz o en la esquina del ojo.

– Para las cejas: tiene forma angular, lo que permite dar forma y definición a la vez que difumina el lápiz de cejas. Tiene las cerdas rígidas para una aplicación más cómoda.

– Delineadores: Se usa tanto en la parte superior e inferior de las pestañas. Hay varios tipos. Podés encontrar pinceles rígidos de pocas cerdas que acaban en punta, o bien planos y rectos similares a los que se usan para difuminar las cejas.

– Para la sombra de ojos: tienen forma redondeada y comúnmente se conocen como pinceles de lengua de gato. Los más grandes se usan para aplicar la sombra de ojos sobre el párpado superior, cubriéndolo de una forma rápida y sencilla. Para el párpado inferior, debajo de las pestañas, se suele usar un pincel del mismo tipo y forma pero más pequeño.

– Para difuminar: en primer lugar podés encontrar uno de forma alargada y puntiaguda, por otro lado existen los llamados esponja. Estos permiten depositar sombra de ojos en polvo en zonas específicas y difuminar al mismo tiempo. Su uso se recomienda a principiantes, es perfecto para conseguir unos auténticos smokey eyes de una manera sencilla.

Para aplicar el labial: son prácticos, principalmente cuando queda poco producto puesto que podrás usarlo al completo. Y al tiempo que te ayudan a ahorrar, también ayudarán a obtener el resultado perfecto. El pincel más fino permite delinear los labios, mientras que el más tupido ayuda a rellenarlos y que el resultado sea uniforme.

Fuente: Bekia

COMENTARIOS