Alimentación

Cómo conservar las especias y condimentos

Trucos para que conserven sus propiedades por más tiempo

viernes 25 de septiembre de 2020 - 7:42 am

Las hierbas y especias son ingredientes que se usan para dar sabor, color y aroma a la comida. Para que se conserven en óptimas condiciones, es importante tener en cuenta algunas cuestiones.

Si bien no caducan en el sentido de que representen un peligro para la salud, se trata más bien de una fecha de consumo preferente, después de la cual no se puede asegurar el mantenimiento de su calidad organoléptica.

Todas las plantas, incluidas las aromáticas, empiezan a estropearse en el mismo momento que se recolectan, se muelen o se tuestan. El deterioro que sufren es más o menos rápido según algunos factores: el tipo de especia de la que se trate, el procesamiento y el almacenamiento.

Lo importante es prevenir la pérdida de sus compuestos aromáticos. Este es uno de los principales puntos débiles, pues son muy volátiles y se evaporan de manera rápida.

A la hora de comprar, elegir siempre que sea posible las especias enteras en lugar de las molidas. Esto es hojas, semillas o granos. Como no están tan procesadas, mantienen por más tiempo su aroma. Si se desea cocinar con especias en polvo, se pueden triturar con un molinillo de café en casa.

Deben guardarse en tarros de cristal, bien tapados y al abrigo de las fuentes de luz. Si se exponen fuera de los armarios, es mejor conservarlas en frascos opacos. El espacio óptimo para almacenarlas es un lugar fresco, seco y oscuro. No es aconsejable depositarlas cerca de los aparatos que emiten calor.

A la hora de surtir la cocina de condimentos y especias para cocinar, se aconseja hacerlo en pequeñas cantidades, sobre todo cuando se usan por primera vez o muy de cuando en cuando.

Algunas señales de que ya no son válidas son la pérdida de color o la aparición de un sabor almizclado. En algunas especias más delicadas pueden, incluso, aparecer pequeños bichos. Anotá la fecha en la que adquirieron en un lugar visible y mantenerlas bajo un orden de antigüedad.

Cuando se usan cucharas y otros utensilios para servirlas, deben estar bien secos. Si se humedecen, lo primero que se ve afectado es el aroma. Y sin él no se consigue el toque especial en las recetas. Se ha de vigilar también con el molinillo o el mortero cuando se trituran en casa.

La duración en tiempo real de los diferentes condimentos puede ser larga. Además, es diferente según el grado de procesamiento y del tipo del cual se trata.

Las plantas y hierbas secas como romero, albahaca, menta, salvia o perejil pueden durar entre 1 y 2 años. Las especias en polvo como la cúrcuma, el curry o la paprika unos 2 años. En cambio, si se trata de las enteras, ya sea en grano o en semillas, su vida se alarga hasta los 3 años. Este es el caso de las ramas de canela, el clavo de olor o las semillas de comino y cardamomo.

No obstante, es importante estar atentos a su aspecto y desechar todas aquellas que pierdan color o las que dejan de tener olor. Se aconseja no ingerir las que han llegado a su fecha de consumo preferente. Aunque no son nocivas, no están en óptimas condiciones y el resultado puede no ser el deseado.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS