Fórmula 1

Pierre Gasly gana una carrera emocionante y llena de sorpresas

Por: Nicolás 'Zeta' Zalazar

Carlos Sainz Jr y Lance Stroll completaron un podio cuya foto habrá que guardar para el recuerdo. Monza fue el escenario una de las jornadas más impresionantes del último tiempo. El detalle de lo sucedido, en esta nota.

La jornada del día de hoy podría perfectamente dividirse en dos. En lugar de antes y después de Cristo, se denominará antes y después del accidente de Charles Leclerc. El monegasco despistó en la vuelta 24 y el impacto contra las barreras fue tan duro que hubo que detener la carrera para volver a poner la pista a punto.

Antes del accidente de Leclerc

La largada estuvo cargada de adrenalina tras un mal arranque de Valtteri Bottas en el que bajó varias posiciones y, con una gran salida, Lando Norris se colocó tercero, por detrás de su compañero Carlos Sainz Jr. y del campeón Lewis Hamilton. Tanto Max Verstappen como Checo Pérez perdieron lugares respecto de su clasificación.

Con todo dado para una nueva victoria de Lewis Hamilton y Norris haciendo el trabajo de aguantar a los perseguidores del podio, parecía que Sainz lograría consolidar una muy buena segunda posición, su mejor resultado hasta ahora. Por su parte, en la vuelta n° 10 Sebastian Vettel tuvo que abandonar tras una grave falla en sus frenos.

Con ese panorama, se sucedieron dos puntos de inflexión consecutivos: Primero, en la vuelta 20 Kevin Magnussen tuvo que renunciar al Gran Premio por un problema técnico, dejando su coche a un lado de la recta de largada. Para poder despejar la pista, las autoridades pusieron bandera amarilla y retiraron el auto a través de la entrada de pits.

Esa eventualidad produjo el cierre temporal de los boxes, que no fue correctamente comunicado a Hamilton y el británico entró a cambiar sus cubiertas para aprovechar la circunstancia. Esto devino en una penalidad de diez segundos a cumplir dentro de los pits para el actual campeón. Pero aún faltaba algo más.

Cuando Leclerc se encontraba más beneficiado por el curso de los acontecimientos y había ganado varios puestos, perdió el control de la parte trasera de su Ferrari y despistó muy fuerte contra uno de los lados. Por suerte, no sufrió ninguna lesión y dejó su auto al trote. Sí fue perjudicada la barrera protectora, que hubo que poner nuevamente en forma: Bandera roja e interrupción total de la carrera.

Después del accidente de Leclerc

Pasados quince minutos sin coches en pista se relanzó el Gran Premio de Monza con 27 vueltas por delante y los pilotos ordenados como estaban antes del parate: Hamilton, Gasly, Stroll, Raikkonen, Giovinazzi (que debía cumplir la misma sanción que Hamilton), Sainz, Norris, Bottas, Latifi, Ricciardo, Verstappen y el resto.

Tras una vuelta el líder de la carrera debió entrar a boxes nuevamente, para hacer valer la penalidad de diez segundos que, sumado el tiempo que toma entrar y salir de los pits, le impedirían volver a los lugares de podio. Los Alfa Romeo no pudieron sostener el ritmo y un leve despiste del canadiense Lance Stroll acomodó las cosas de cara al desenlace.

El joven francés Pierre Gasly tuvo por delante la tarea de sostener el primer puesto que le cayó del cielo por no parar a cambiar neumáticos luego del abandono de Magnussen y el imprevisto choque de Leclerc quien, sin quererlo, ayudó enormemente a su amigo y compañero de automovilismo en la infancia.

Sainz Jr, en modo perro de presa con ambos ojos puestos en el Alpha Tauri que tenía delante y tratando de sacar lo mejor de su McLaren. Una falla en el Red Bull de Max Verstappen lo sacó de la carrera y Hamilton adelantó vuelta tras vuelta hasta finalizar en la octava posición.

Al español le hubiese alcanzado un giro más para superar las décimas que lo separaron de Gasly en el cierre, pero no le alcanzó. A pesar del sabor agridulce por haber estado tan cerca de su primera victoria en la Fórmula 1 (lo fue para el francés), todos los aficionados españoles deben estar contentos. Así lo estamos los fanáticos de este deporte, que como tantas veces en el pasado, nos brindó un domingo inolvidable.

EL SEMÁFORO:

EL MEJOR: Carlos Sainz Jr. El más constante del fin de semana. No lo benefició el parate pero fue veloz, intrépido y no falló para conseguir su mejor puesto.

EL PEOR: Valtteri Bottas. Tiene un problema con las largadas. Corre a bordo del mejor auto de toda la parrilla y, a veces, no cumple.

FACTOR X: Pierre Gasly. Una cosa es tener suerte, y otra diferente es poder aprovecharla. Aguantó muy bien hasta el final en un auto inferior y tuvo la mayor recompensa.

COMENTARIOS