Salud

Cómo ahorrar electricidad al usar la plancha

Aunque no parezca, es uno de los electrodomésticos pequeños que más energía consume

miércoles 7 de octubre de 2020 - 7:42 am

Diariamente nos fijamos en pequeñas acciones que pueden cambiar nuestro consumo del hogar y permitirnos ahorrar más. La plancha es un pequeño electrodoméstico que puede contribuir a variar la factura de la luz y al que normalmente ignoramos.

Aunque sea uno de los menos usados rutinariamente, podemos hacer que gaste menos, ya que es uno de los pequeños electrodomésticos que más potencia consume (aproximadamente una potencia media de 1500 vatios), y, en consecuencia, es también uno de los que más electricidad gasta.

Siempre puede variar según el modelo que tengamos entre manos. El problema no es el consumo sino la potencia que tenga. Seguí leyendo para saber qué podés hacer para que gaste menos:

Planchá cuando sea necesario. Usala solo cuando tengas mucha ropa que planchar. Encenderla y calentarla para muy pocas prendas no va acorde con el plan de ahorro eléctrico.

Comprá con la cabeza. Cuando vayas de compras, localizá las prendas que por su patrón o tejido no necesitan ser habitualmente planchadas. En las etiquetas podemos encontrar información sobre las necesidades de planchado.

Arrugá la ropa lo menos posible. Intentá guardar o colgar las prendas más delicadas y fáciles de arrugar correctamente. Cuanto menos arrugada esté, menos tiempo permanecerá encendida la plancha. Estirar la ropa tras el lavado y antes de tenderla ayuda a evitar arrugas o al menos que surjan las menores posibles. Doblar y ordenar bien los armarios, perchas y estanterías son otras pequeñas acciones.

Apagala si no la estás usando. Si bien apagar y encender continuamente no es buena idea para el tema del ahorro, tampoco es buena idea mantenerla encendida durante un largo periodo de tiempo si no se está usando. Cuando existe un periodo largo entre prenda y prenda es mejor apagarla.

Mejor, un centro de planchado. Un centro de planchado, aunque no lo parezca, puede llegar a gastar casi un 50% menos de energía que una plancha estándar. Además, estos lugares suelen llegar a la potencia máxima lo que garantiza un resultado excelente.

Comprá planchas ECO. Si no te convence la idea de un centro de planchado, podés comprarte una plancha modelo ECO; una inversión que a largo plazo te será útil, ya que ahorrarás en energía entre un 25% y 40%.

De todo lo que el mercado nos ofrece, las planchas eléctricas de vapor horizontales o verticales son las más económicas. A diferencia de los viejos modelos, los actuales se calientan mucho más rápido (alrededor de un par de minutos) lo que las hace ideales para planchar pequeñas cantidades de ropa.

Seleccioná correctamente el programa de planchado. Una buena elección garantiza el uso correcto de la plancha en relación tanto al tejido como al consumo eléctrico.

Planchá en las condiciones adecuadas. Aunque tengas mucha prisa, vale más hacerlo encima de una superficie lisa y regulable a la altura de cada uno, lo que viene siendo una tabla de planchar tradicional.

Organizá bien la ropa a planchar. Según se vaya calentando el electrodoméstico, primero planchá la que no necesita excesivo calor para quedar lisa; luego, aquellas más gruesas o arrugadas que necesitan un planchado más agresivo; y, finalmente, las más livianas que pueden ser planchadas apagando la plancha con tan solo el calor residual.

Fuente: El mueble

COMENTARIOS