Coronavirus

Cómo controlar el acné producido por el tapabocas

Si sentís el cutis irritado o con más granitos que de costumbre, seguí estos consejos

miércoles 30 de septiembre de 2020 - 7:12 am

El uso obligatorio de la mascarilla ha provocado que prolifere un nuevo tipo de acné que se conoce como maskné. El calor, la humedad, la fricción constante del tejido del tapaboca con el cutis junto con el estrés y la ansiedad por la situación que nos rodea crean un combinado perfecto para los granitos.

La falta de oxigenación que provoca el hecho de tener todo el tiempo la mascarilla puesta hace que empeoren los casos, pero también procura que aparezca en pieles que nunca lo han sufrido. Se generan varios efectos adversos, por un lado, la aparición de acné mecánico, que surge cuando algo nos roza, hace presión, aprieta o estira la piel.

Por otro lado, el acné tradicional se incrementa por el aumento de sudoración y la suciedad que provocan la oclusión del poro y del orificio de salida de la glándula sebácea, a lo que se suma, además, en algunos casos, la proliferación de la aparición de foliculitis, cuando el clima seco rompe y abre los folículos, llegando a causar infección e inflamación.

Es un foco de bacterias. Si usamos la misma un día tras otro, aunque protege al organismo, va depositando gérmenes sobre el tejido, amplificando las posibilidades de producir infecciones en los folículos pilosbáceos. Algunas claves para prevenirlo son:

– Colocar el tapaboca lo mas ajustado posible para evitar que se mueva, reduciendo la fricción.

– Cambiarlos a menudo y lavarlos despues de cada uso si son reutilizables.

– Extremar la limpieza de la piel tanto por la mañana como por la noche.

– Apostar por productos con PH eudermico (alrededor de 5) para reforzar la barrera epidermica. Una barrera cutanea fuerte, es menos vulnerable al maskné.

– Limitar en la medida de lo posible el uso de las bases de maquillaje o aquellas formulas que contengan aceites oclusivos.

– Usar productos que combaten este tipo de acné y estan centrados en regular la microbiota de la piel.

También es importante saber elegir qué tipo de mascarilla es la más adecuada, no sólo por la protección frente al contagio, sino para evitar que tu piel sufra mayores consecuencias. Las de papel, materiales plásticos y sintéticos son las más agresivas, ya que generan una mayor irritación y ocasionan problemas dermatológicos tales como eccemas de contacto, irritatvos, acné rosácea y acné comedogénico. Materiales como el algodón son menos dañinos y además se pueden higienizar de forma más sencilla.

Aplicá crema hidratante o una crema protectora (de barrera), haciendo hincapié en las zonas donde el barbijo más apriete. Es importante intensificar la rutina de limpieza diaria, limpiar el rostro y aplicar crema hidratante después de usarlo.

Cuando ya hay casos de acné acuciado, además de lo previo, habrá que añadir pasos de tratamiento que reduzcan la inflamación y aporten principios anti-bacterianos, así como activos que promuevan la regeneración de la piel, como puedan ser los alfa y betahidroxiácidos, los retinoides, la plata coloidal, la niacinamida o el zinc.

Fuente: Telva

COMENTARIOS