Psicología

Qué es el síndrome del Arca de Noé

Una variante del Síndrome de Diógenes pero que en este caso involucra a seres vivos

sábado 12 de septiembre de 2020 - 7:08 am

Seguramente conozcas la existencia del síndrome de Diógenes, que fundamentalmente consiste en que hay ciertas personas que tienden a acumular objetos inútiles que recogen por todos los lugares que pueden. Estas cosas, incluso basuras, los juntan en la casa y para ellos son tesoros.

Una variante es el síndrome del Arca de Noé y consiste en quienes recogen todos los animales que pueden y que encuentran por la calle y los alojan en su casa. Es un proceso infinito y que no termina nunca aunque el hogar se deteriore.

Además los animales no están bien atendidos y normalmente sufren deshidratación, infectados por múltiples parásitos además de estar en condiciones poco saludables en cuanto a la limpieza. Muchas veces el síndrome se asocia a personas que viven solas y que se sienten desasistidas, generalmente mayores de los que su familiares no se ocupan de ellos.

Estos son los criterios para determinar si alguien sufre este síndrome o simplemente es un amante responsable de los animales:

– Acumulación de gran cantidad de animales de forma compulsiva y desmesurada. El caso de mayor número conocido se fija en 550 animales en una vivienda de Estados Unidos.

– Incapacidad para mantenerlos en buenas condiciones. La escasa higiene suele ser consecuencia de la falta de medios (tiempo, espacio, recursos), pero también de la incapacidad de detectar las necesidades mínimas de los mantenidos. Esto conlleva enfermedades, sufrimiento en las personas y puede llegar a convertirse en un problema de salud pública.

– Negación del problema. Suelen pensar que están haciendo un favor a los animales, ya que la mayoría de ellos proceden de la calle.

No se los debe confundir con los rescatadores, ya que nunca debería compararse la acumulación patológica con los proyectos legítimos de protección animal que llevan a cabo refugios y protectoras.

Fuente: Te interesa / Sr. Perro

COMENTARIOS