Belleza

Cómo resaltar la mirada con máscara de pestañas a partir de los 50

Tips para usar correctamente el producto

viernes 11 de septiembre de 2020 - 7:01 am

Conseguir una mirada expresiva es lo que se busca a todas las edades y más aún cuando se pasa de los 50 años. La máscara de pestañas es el cosmético ideal para lograrlo.

Después de esa edad, la clave para abrir la mirada es aplicar la máscara de pestañas rellenando la raíz y definiendo las puntas. Hay que evitar las que den volumen y optar por las que peinen, definan, alarguen y resalten las pestañas. Los cepillos lisos y finos son la mejor opción.

Si se busca intensidad, jugar con el color y no con el volumen, usar el color negro si querés mayor intensidad y tonos como el marrón si lo que se busca es mayor naturalidad.

Es importante que los productos de maquillaje que usen las mujeres mayores de 50 años potencien el cuidado de la piel. Por ejemplo, que tenga activos como cera de abejas, extracto de algodón y D-Panthenol. En su conjunto los activos ayudan a conseguir unas pestañas más limpias y sin grumos, más resistentes, flexibles e hidratadas.

Hay dos errores que solemos cometer al aplicar la máscara. El más que habitual es sacar el cepillo y bombearlo en el frasco, esto provoca que entre aire en el recipiente y el producto se seque y oxide con mayor velocidad.

Otro error es sacar el cepillo, queda siempre una punta en su extremo con una cierta cantidad de producto que, de manera casi instintiva, llevamos al punto de salida del tubo para hacer un efecto de escurrido del cepillo.

El mundo de la cosmética avanza y, en este sentido, los envases están diseñados para que el producto dure y para sacar la dosis necesaria. Así, todo lo que sale en el cepillo deberá ser aprovechable y resulta ser la clave para alcanzar el efecto abanico perfecto y tan deseado.

Si escurrimos el cepillo en el frasco, puesto que no es una textura extremadamente líquida, tenderá a quedarse adherido al punto de salida del recipiente, produciendo que se seque, tapone el acceso y complique el deslizamiento del cepillo por el cubículo. Además, precisamente, esa punta extra de producto será clave para conseguir un acabado perfecto en las pestañas.

Para aplicar correctamente, primero, sacar el cepillo y, con el utensilio en vertical, aplicar la punta de producto que creíamos sobrante siguiendo la línea de las pestañas por abajo, como si aplicáramos un eyeliner. Después, deslizar la máscara como siempre en horizontal y en zig zag: del interior hacia la nariz, del centro hacia la ceja, y del exterior hacia la sien, favoreciendo el efecto abanico.

De esta manera se aprovecha mejor el producto y se aplica la cantidad justa y se distribuye de tal modo de cubrir mejor las pestañas, aportando una cantidad justa de máscara desde la base, que luego se distribuirá a toda la pestaña y reforzando el producto desde la base.

Fuente: Babú

COMENTARIOS