Coronavirus

Alivio para bares y restaurantes: no pagarán ingresos brutos por seis meses

La norma aprobada por la legislatura porteña regirá desde septiembre a febrero, pero con un detalle importante: los locales que se reconvirtieron de apuro a casas de pastas o carnicerías deberán seguir pagando

jueves 27 de agosto de 2020 - 7:29 pm

La Legislatura porteña sancionó este jueves una ley que exime por seis meses del pago de Ingresos Brutos a locales gastronómicos que operen en la capital para paliar el impacto de la pandemia. La norma comenzará a regir a partir de septiembre.

La ley, que beneficiará a más de 10.000 locales comerciales, dispone que el beneficio alcance a servicios de restaurantes y cantinas con o sin espectáculo; locales de comidas rápidas y de venta de comidas y bebidas al paso.

La cancelación de ese pago impositivo abarca también a los locales de venta de bebidas en bares, venta de comidas y bebidas en establecimientos con servicio de mesa y/o en mostrador y de helados.

Se trata de un auxilio que las cámaras del sector venían pidiendo de manera desesperada, ante la gravísima crisis en que la cuarentena sumió a todala cadena gastronómica, al punto que se cuentan por decenas los locales cuyos propietarios ya anunciaron que no volverán a abrir sus puertas.

El proyecto aprobado este jueves, presentado por el legislador Marcelo Guouman (UCR-Evolución), fue saludado por el jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta en su cuenta de Twitter, destacando el apoyo de los legisladores al tema e indicando que el alivio impositivo irá “de septiembre de 2020 a febrero de 2021 inclusive“, al tiempo que remarcó que “los locales gastronómicos la vienen peleando mucho y esta es una forma más de seguir acompañándolos“.

Sin embargo, hay una salvedad importante: los locales gastronómicos, que se reconvirtieron en casas de pastas o carnicerías para enfrentar la crisis, no serán alcanzados por la eximición y tendrán que pagar el impuesto en función de sus ingresos por esa otra actividad.

Además, según la norma, los locales gastronómicos deberán seguir presentando las declaraciones juradas, aunque no tengan que pagar el impuesto.

COMENTARIOS