Belleza

Para qué sirve el ácido salicílico y qué cuidados tener

Lo que tenés que saber sobre uno de los tópicos más usados para tratar el acné

jueves 10 de septiembre de 2020 - 7:14 am

Ya sea que sufras de acné o de granitos ocasionales, de seguro te es familiar el ácido salicílico. Su uso es tópico y lo podés encontrar en diversas presentaciones.

Se emplea para eliminar y prevenir la aparición de granos y manchas en la piel por causa del acné, también para enfermedades de la piel que presentan descamación o crecimiento excesivo de las células cutáneas; ejemplo, psoriasis, ictiosis, caspa, callos, durezas y verrugas en las manos o pies.

Al penetrar en la piel disuelve las células muertas que se acumulan en ella y obstruyen el poro. Busca aliviar el acné o reducir la hinchazón y enrojecimiento a través de abrir los poros obstruidos, lo que ocasiona que la espinilla se seque.  En otras enfermedades de la dermis, suaviza y afloja la piel seca, escamosa o engrosada.

Sin embargo, jamás lo debés usar para tratar una verruga genital, facial, pilosa o lunares de nacimiento. Si es la primera vez que lo usás, primero colocá una pequeña cantidad sobre la piel y esperá unos minutos para ver si no hay una reacción adversa, si la hay enjuagá de inmediato con agua y consultá con tu médico. También evitá aplicar en zonas extensas.

Las dosis a aplicar y la forma depende de la recomendación del médico, la presentación y la afección. Por eso siempre es importante consultar con un especialista. Los efectos secundarios leves incluyen  irritación de la piel y escozor en lugar donde se aplicó, aunque hay otros más graves como urticaria, hasta vómitos y mareos, entre otros.

Evitá usar cualquiera de estos productos si te encontrás en tratamiento con ácido salicílico: jabones o limpiadores abrasivos (aquellos que contienen alcohol), medicamentos para la piel como peróxido de benzoílo, resorcinol, azufre, tretinoína y cosméticos. Comentale a tu médico si consumís algún medicamento, vitamina, suplementos nutricionales o artículos herbales. En especial si se trata de aspirina, diurético y salicilato de metilo.

Quienes también deben consultar son quienes tienen diabetes o una enfermedad de los vasos sanguíneos, riñones o hígado, las embarazadas o las que están amamantando. Es importante que mantengas este producto en su envase original y perfectamente cerrado en un espacio con temperatura ambiente y lejos del calor y la humedad excesiva; es decir, nunca en el cuarto de baño.

Fuente: Salud 180

COMENTARIOS