Belleza

Por qué incluir cubitos de hielo en tu rutina de belleza

Cuáles son los beneficios para el cutis y cómo aplicarlos correctamente

lunes 7 de septiembre de 2020 - 7:39 am

El uso de los cubitos de hielo para la piel está ganando fama en las rutinas de belleza porque se considera que son útiles para preparar la piel antes de empezar a maquillarla, ya que cierra los poros generando un acabado mucho más homogéneo y duradero al aplicar el make up.

Por otra parte, hay quienes consideran que ayuda a tonificar y revitalizar la piel de una forma sencilla y rápida. Aplicarse frío ayuda a cerrar los poros y así reducir el riesgo de que estos se “ensucien” y presenten impurezas luego.

Investigaciones sugieren que el frío (al hacer que se contraigan los vasos sanguíneos y mejorar la circulación) reduce la hinchazón. Por este motivo, algunos lo aplican para aliviar molestias, como los granos.

De la misma forma, la sabiduría popular indica que la práctica continua de este truco ayudaría a atenuar la coloración negra o violácea debajo de los ojos, ayudando así a mitigar el aspecto cansado. Al ser antiinflamatorio, puede calmar las irritaciones y el enrojecimiento que se producen por los granos y las picaduras de insectos, entre otras cuestiones.

Asegurate de limpiar bien el rostro y eliminar todo rastro de maquillaje y suciedad. Para que no queme la piel, es indispensable que el hielo siempre se envuelva en un paño de tela fino o una gasa esterilizada.

Para aplicarlo, tener precaución al agarrarlo y envolver unos cuantos cubitos en un paño o toalla. Si lo aplicás de forma directa podés romper los capilares bajo la piel y provocarte quemaduras.

A continuación, masajeá las áreas del rostro con el paño, haciendo una leve presión durante uno o dos minutos en cada parte. Para ello, realizá movimientos circulares en la mandíbula y barbilla, la frente, las mejillas y a lo largo de la nariz. Cuando llegues a la zona de los ojos, hacé movimientos más delicados.

Por último, aplicate un tónico facial o un producto para hidratar la piel. No lo dejes durante mucho tiempo y, si tenés la piel grasa o con puntos negros, podés complementar este truco con un tratamiento o loción antiacné.

Si deseás obtener beneficios adicionales, prepará cubitos de hielo con ingredientes antiinflamatorios y adecuados para la piel (té verde, agua de rosas, agua de pepino, jugo de limón, agua de hamamelis e infusión de manzanilla. Si te surge cualquier duda, no olvides acudir a un dermatólogo.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS