Coronavirus

La desopilante tendencia en Japón para librarse del estrés por la pandemia

La empresa nipona Kowagarasetai ha creado en Tokio una alternativa 'covid-free' en una casa embrujada adaptada a los tiempos actuales

lunes 24 de agosto de 2020 - 12:15 pm

La pandemia, lejos de detener su marcha, muestra rebrotes en el mundo. Y quedó demostrado su amplio alcance en la parte emocional de la personas.

La empresa japonesa Kowagarasetai, organizadora de shows de terror y que este verano cobró fama mundial gracias a su inusual manera de adaptarse a la pandemia, ofrece ahora un nuevo tipo de atracción: encierra a los clientes en ataúdes.

“La pandemia es estresante, y esperamos que la gente pueda obtener un poco de alivio con un buen grito”, afirmó a Reuters el coordinador de Kowagarasetai, Kenta Iwana.

No obstante, en estos tiempos de pandemia gritar en público puede amenazar con la propagación del virus. Por lo tanto, Iwana y su equipo decidieron que un ataúd sería una solución perfecta para garantizar la distancia de seguridad entre los participantes y los actores.

El espectáculo, durante el cual los espectadores se encuentran acostados en un cajón de dos metros con ventanas de plástico, comienza con una leyenda de fondo, tras la cual la habitación se llena de cadáveres, fantasmas y personajes que hacen todo lo posible para darle al cliente un buen susto.

La experiencia dura 15 minutos y está disponible por un precio relativamente bajo de 800 yenes (aproximadamente 7,6 dólares).

“Se han cancelado muchos eventos debido al coronavirus y estaba buscando una manera de deshacerme del estrés. Ahora me siento relajado”, afirmó un invitado de Kowagarasetai, entrevistado por la agencia.

Según Iwana, una gran ventaja de los ataúdes es que son fáciles de mover, y todo lo que se necesita hacer es ponerlos en una habitación oscura. “Es un negocio bueno para nosotros y satisfactorio para nuestros clientes”, señaló al medio. Según sus palabras, normalmente los actores de Kowagarasetai trabajan en parques de atracciones, pero muchos han cerrado debido a la crisis sanitaria.

COMENTARIOS