Europa League

Sevilla le ganó al Inter un partido emocionante y se consagró campeón

El equipo de Julen Lopetegui se impuso 3-2 ante el cuadro italiano y levantó una vez más el trofeo de la Europa League: en esta competencia, jugó seis finales y ganó las seis

viernes 21 de agosto de 2020 - 2:48 pm

La final de la Europa League estuvo a la altura de lo que se esperaba para un partido de este calibre. En un encuentro vibrante, el Sevilla derrotó 3-2 al Inter y se quedó, una vez más, con el segundo torneo más importante del Viejo Continente. Lo del cuadro español y la Europa League ya no es casualidad: con la de hoy, jugó seis finales y ganó las seis.

Pese a que el partido lo terminó ganando el representante de España, el conjunto italiano golpeó de entrada: a tan solo 4 minutos de comenzar el partido, Romelu Lukaku aprovechó su potencia para superar a Diego Carlos, quien le cometió falta dentro del área. El propio delantero belga se hizo cargo del penal y abrió el marcador en la final.

Pero lejos de sentir el golpe, el Sevilla  reaccionó a tiempo, se repuso del gol tempranero e igualó el tanteador. Luego de una gran jugada colectiva que pasó por casi todos los jugadores, Jesús Navas se proyectó por derecha y encontró a Luuk de Jong, que anticipó a todos con un certero cabezazo y puso el 1-1.

Poco a poco, el cuadro español empezó a tomar las riendas del juego, y comenzó a pisar fuerte en el área italiana. Y de tanto ir, llegó el gol que daba vuelta las cosas: al minuto 33, Ever Banega encontró en un tiro libre nuevamente a De Jong, y el neerlandés se encargaba de firmar su doblete y poner 2-1.

Sin embargo, poco le iba a durar la alegría a Lopetegui y sus dirigidos. Apenas 120 segundos después del 2-1, Mario Brozovic lanzó una falta que encontró la entrada a toda potencia de Diego Godín, quien saltó más que todos y, con un testazo, estableció el 2-2 parcial en un primer tiempo frenético.

Al iniciar el complemento, ambos equipos comenzaron a tomar recaudos y las situaciones de cara al arco empezaron a disminuir. El Inter recuperó un poco la posesión de la pelota y el Sevilla buscaba lastimar por los costados, sobre todo por el lado derecho del ataque comandado por Jesús Navas.

En tan solo minutos, Romelu Lukaku, que había abierto el marcador en la final y era una de las figuras de Inter, pasó de ser héroe a villano: a los 64′ Bono le tapó un mano a mano inmejorable al delantero belga y solo 10 minutos después, el ex Manchester United desvió involuntariamente una chilena impresionante de Diego Carlos y mandó el balón al fondo de su propio arco.

Recién con el 3-2 en contra, Antonio Conte decidió mover las piezas y quemar las naves en búsqueda de una respuesta que lo envíe a un tiempo extra. Pero el Sevilla nunca perdió los papeles. Apostó por la posesión y el dominio de la pelota hasta volver loco al Neroazzurro, que jamás atinó a llegar con claridad al área de Bono.

Los minutos pasaron y el pitazo final llegó: Sevilla se coronó campeón de la Europa League por sexta vez en su historia, y sigue como máximo ganador de la competencia. Cabe destacar que los argentinos Lucas Ocampos y Ever Banega, que jugó su último partido en el cuadro español, fueron fundamentales en el funcionamiento de la idea de Julen Lopetegui.

COMENTARIOS