Economía

FMI: Un documento pone a la Argentina como ejemplo de lo que no hay que hacer

Un documento firmado por dos economistas del FMI analiza el caso de Argentina, y otros países, para advertir sobre los efectos negativos del incremento en el endeudamiento sobre los ciclos de la macroeconomía; el análisis corresponde a la gestión del ex presidente Mauricio Macri

jueves 20 de agosto de 2020 - 10:43 am

La semana pasada se difundió un documento del FMI (Fondo Monetario Internacional) donde se utiliza a la Argentina como ejemplo de lo que no hay que hacer en la materia economía, por la gestión del ex presidente Mauricio Macri y su equipo económico, desde su asunción hasta la crisis de abril de 2018 cuando el país entró en una crisis de balanza de pagos.

El documento, elaborado por los economistas Ramzy Al-Amine y Tim Willems, analiza, entre otros casos, lo ocurrido en la Argentina, Mozambique y otros países de Europa que experimentaron crisis de deuda. Titulado “Sentimiento del inversor, mala valoración de la deuda soberana y resultados económicos”, advierte sobre los efectos negativos del incremento en el endeudamiento sobre los ciclos de la macroeconomía.

Recordamos que tras la salida del cepo cambiario, a fines de 2015, el gobierno de Mauricio Macri -quien apenas había asumido-, apostó por financiarse en el mercado internacional, hasta que el flujo se interrumpió en abril de 2018. El desenlace ya es conocido: devaluación, recesión, pedido de ayuda al FMI, derrota en las elecciones, nuevo cepo y deterioro en la mayoría de las variables sociales y económicas.

En el análisis del caso argentino, la crítica apunta tanto a los funcionarios que decidieron incrementar el endeudamiento como a los inversores y su fallida lectura sobre la evolución de la economía local. Los autores advierten que, en determinados contextos, los mercados financieros adoptan una postura sobre optimista con respecto a las condiciones macroeconómicas de un país, que genera una menor percepción del riesgo de mediano plazo. Así, las tasas de interés pueden ser artificialmente más bajas que las que corresponderían a esos fundamentals económicos, que llevan tiempo después a una crisis o mayores dificultades financieras.

Al mismo tiempo, el documento plantea una crítica a los gobiernos que, dado un escenario de liquidez en los mercados y mayor crédito disponible, deciden apostar por este financiamiento sin atender a los problemas estructurales de la economía. “Los países no deberían basarse únicamente en los niveles de spread de tasas de interés al determinar su estrategia fiscal”, dice el informe.

“El optimismo indebido en torno a un país, estimado en torno a la capacidad de endeudarse a tasas más bajas de las que parecieran ajustadas a sus fundamentals económicos, tiende a ser seguida por resultados económicos adversos”, concluyen los autores del documento.

COMENTARIOS