Cuarentena

Contundente: Lorenzetti dijo que la cuarentena es medieval

Respecto del posible avance del autoritarismo ante la extensión de la cuarentena, el juez dijo que "es una oportunidad muy peligrosa si se extiende demasiado en el tiempo, porque las decisiones se empiezan a concentrar demasiado"

martes 18 de agosto de 2020 - 8:08 pm

Ricardo Lorenzetti cuestionó al Gobierno de manera indirecta al advertir que la emergencia por el coronavirus debe tener “un plazo” y desde el entorno de Alberto Fernández salieron a pedirle que se calle.

El ex titular de la Corte y actual ministro del Máximo Tribunal mantuvo una charla por zoom con el neurocientífico Facundo Manes donde aseguró que la “reacción global” al avance del virus “fue primitiva”. “La aplicación de la cuarentena y lavarse las manos son medidas que se usaban en el medioevo”, indicó el juez, quien propuso pasar del actual “modelo sanitario”, basado en el “miedo” a un modelo “sistémico”. El juez explicó que este modelo “parte de que no estamos frente a un hecho sino frente a un proceso de degradación ambiental”.

Este proceso es continuado, empezó hace muchos años. Lo que tenemos que cambiar son la causas. Entonces el modelo sistémico es atender a todos los factores al mismo tiempo y pasar a una segunda etapa. Fortalecer los sistema de información, de atención temprana y de prevención. Pero además no hay salud humana si no hay salud de la naturaleza. Si no cambiamos el sistema, corremos el riesgo de volver a repetir esto el año que viene y los años siguientes“, vaticinó.

“¿Qué ocurre si el año que viene hay una nueva zoonosis, un rebrote de la zoonosis, otro tipo de enfermedades o catástrofes ambientales? ¿Estaremos dispuestos a hacer la misma reacción, a paralizar la economía mundial, a que 3 mil millones de personas entremos en cuarentena? ¿A paralizar los aviones, los autos, o invertir una enorme cantidad de dinero que los Estados ya no tienen en sanear la economía? Esto no es posible”, analizó Lorenzetti.

El juez dijo que “el miedo paraliza la acción social, en cambio la esperanza moviliza”. Incluso se animó a una sugerencia de tinte electoral: “No es el tiempo de los que gritan, de los que denuncian, de los que polarizan, lo que viene es el tiempo de los que construyen“, pronosticó.

 

COMENTARIOS