Política

Una empresa de transporte denunció a Moyano por bloqueos, amenazas y extorsión

La investigación para imputar o no a Moyano y las demás autoridades del sindicato la realizará la fiscalía Criminal número 35 que permanece vacante pero que está siendo subrogada por Ignacio Mahiques

domingo 16 de agosto de 2020 - 9:28 pm

La empresa de Transporte Andar SRL, de Alejandro Castell, denunció al sindicato de Hugo Moyano, del gremio de los camioneros, por “extorsión”, bloquear sus entregas, amenazarlo y pedirle dinero.

En el escrito, el transportista explicó que denunció a Moyano porque se siente “acobardado” y porque teme que los vuelvan a “extorsionar” por medio de un “bloqueo sorpresivo”.

Según reveló Luis Majul en LN+, Castell denunció al Sindicato de Camioneros como “una estructura vertical de poder” que da órdenes a “grupos de tareas criminales” que ejecutan delitos como “bloqueos ilegales, derrame de cargas y amenazas con armas de fuego”.

Con ese fundamento le imputó a Moyano la supuesta “autoría mediata por participación del aparato de poder para-estatal”.

El transportista Castell, con el patrocinio de Florencia Arietto, no solo denunció a Hugo Moyano. También acusó Gabriel Aparicio, secretario Gremial y de Interior del Sindicato; a Omar Pérez, secretario de Transporte Nacional e Infraestructura Vial y a Omar Dutrá, secretario de Logística, junto a quince personas más, no identificadas, y que fueron señaladas como parte del grupo de choque enviado por Moyano para extorsionar al empresario.

En la denuncia, Castell se presentó como apoderado de Andar, una empresa “familiar”, con domicilio en la Ciudad de Buenos Aires y Trenque Lauquen, que transporta ganado en pie, paquetes y cargas generales.

Explicó que “desde hace muchos años somos víctimas el Sindicato de Camioneros. Nos intimidan para sacarnos dinero sin ningún sustento legal”, como el pasado 31 de julio, cuando le bloquearon la entrada y, cuando preguntó quiénes eran y qué querían le respondieron que “venían de parte de Hugo Moyano y que tenía que arreglar la deuda”.

“Me presenté ante ellos y me empezaron a patotear, intimidar. Me decían que no se pensaban ir hasta que yo no arreglara con la delegación del sindicato de choferes de la ciudad de 9 de julio una supuesta deuda que tenía desde el año 2008 hasta la fecha, deuda que no es real”.

El empresario informó: “ante la violencia ejercida por las personas que bloqueaban el depósito, a quienes no conozco, llamé de a la policía”.

Castell narró que luego de la llegada de la policía se le acercó uno de las personas que lo hostigaron, le dijo “quieren hablar con vos” y le pasó “con un tal Dutrá”.

Después afirmó que Dutrá le propuso ir a la sede del sindicato en la Ciudad de Buenos Aires “para arreglar la deuda”.

El empresario continuó: “Los que vinieron a bloquearme fueron 15 aproximadamente. Agredieron verbalmente a mis empleados provocándolos y uno de ellos me tiró una trompada la cual no llegó a alcanzarme. Estos individuos en todo momento decían que su jefe era Hugo Moyano“.

Castell denunció que, días después, concurrió a la sede del sindicato, en San José 1781. Fue el miércoles 5 de agosto, a las 14: 30. Detalló que lo recibió un tal Omar Pérez. Reprodujo la conversación así: “Pérez comienza a hablar diciendo que ellos querían su dinero, que ellos ‘pueden cruzar información con AFIP pero que no tienen la gorra puesta’. Yo respondí, que a mí entender esto es una ¨patoteada¨ y que yo sólo quiero que me muestren en que marco legal se valen ellos para reclamarme la deuda”.

“La duración de la reunión que mantuve con Omar Pérez fue aproximadamente de 30 minutos. Me dijeron que ellos se tomaban un día para ver y analizar cuál es la deuda y comunicarse con ‘9 de julio´. Hasta el día de la fecha no se han vuelto a comunicar conmigo, pero mis empleados han intentado sacar bonos de la obra social y se los han denegado. Asimismo me han llegado comentarios que están esperando el momento para volver a realizar un bloqueo sorpresivo”

En la denuncia, Castell insistió: “Esta situación que vengo padeciendo lleva años, cada 6 u 8 meses aparecen a pedir dinero con cualquier excusa, si no se paga, bloquean y así permanentemente. Cómo no tengo deuda alguna con el sindicato, y tampoco considero que si tuviera deuda alguna es el modo impedir el trabajo, cuando existen procedimientos tanto en el Ministerio de Trabajo como en la justicia laboral para saldar las cuestiones controvertidas, es que decidí presentar esta denuncia, porque estoy acobardado”.

 

COMENTARIOS