Negocios

En pleno brote de contagios, Casa Rosada habilitó casinos de Cristóbal López en Chubut

En una curiosa decisión, el Gobierno Nacional habilitó las salas de juego y los casinos en una provincia que actualmente sufre un brote de contagios y que tiene restricciones para la mayoría de las actividades sociales

viernes 14 de agosto de 2020 - 12:54 pm

El Gobierno Nacional autorizó este jueves, mediante la resolución administrativa 1468 publicada en el Boletín Oficial, la reapertura de los casinos y otras sala de apuestas en Chubut, provincia en la que el empresario Cristóbal López mantiene intereses a través del Casino Club, uno de los más importantes del distrito.

La decisión de Casa Rosada se tomó luego de un pedido elevado por la gobernación del oficialista Mariano Arcioni en medio de las medidas de prevención del coronavirus que persisten en la provincia.

Pese a contar con la autorización del Gobierno Nacional para volver a funcionar, todavía los casinos permanecen cerrados, ya que se está instruyendo al personal sobre los nuevos protocolos que deben cumplir. Se estima que este fin de semana comenzarán a abrir paulatinamente.

Chubut tiene salas de apuestas en cuatro de sus cinco principales ciudades: Trelew, Rawson, Puerto Madryn y Comodoro Rivadavia. De estas ciudades, la situación más complicada en cuanto al Covid-19 la tiene actualmente Comodoro Rivadavia. Ya son 391 los casos positivos en Chubut, de los cuales se registran a la fecha 116 casos activos, 271 casos recuperados y 4 fallecidos.

Este viernes, el diputado de la Coalición Cívica Maximiliano Ferraro denunció al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, por la decisión de habilitar los casinos vinculados a Cristóbal López: “El Jefe de Gabinete Santiago Cafiero te prohíbe las visitas familiares por DNU, pero habilita la concurrencia y apuestas en el Casino de Cristobal López en Chubut para que la gente se juegue y despilfarre los poco mangos que tienen”.

En los papeles, López se desprendió en 2019 de las acciones de Casino Club y se las intentó vender a uno de sus socios y mejores amigos, Ricardo Benedicto.

Cuando el dueño del Grupo Indalo quedó bajo la lupa de la Justicia al no pagar el Impuesto a la Transferencia de los Combustibles por $ 8.000 millones, inició un proceso para desapoderarse de uno de sus principales activos: el juego. Entonces, pactó con Benedicto la venta de su participación accionaria por 39 millones de dólares.

El juez Julián Ercolini fue el primero en evitar que las cuotas fijadas para que Benedicto sea el socio mayoritario de Inverclub, llegaran a manos de López. El magistrado buscaba que esos fondos queden judicializados para que puedan ser recuperados.

COMENTARIOS