Belleza

Las soluciones a los desastres capilares más frecuentes

Si te hiciste algún corte o coloración que no dieron el resultado esperado, esto es lo que podés hacer

jueves 27 de agosto de 2020 - 7:59 am

Quizá dejaste tu cabello en unas manos poco adecuadas, o quizá fuiste vos misma la que intentó sin éxito un corte de pelo, una coloración o un tratamiento caseros que acabaron en desastre.

Después de un pequeño (o gran) “drama” capilar de cualquier clase, es momento de buscar soluciones. Estas son algunas de ellas recomendadas por expertos.

Drama capilar #1: te arrepentís del flequillo

Es difícil imaginar cómo va a cambiar el rostro al ponerte flequillo si nunca lo has llevado. Para mayor dificultad, al ser tan corta su longitud, es complicado disimular si queremos deshacernos de él. Requiere de mucha precisión y simetría, con lo cual cortarlo en casa no suele ser un acierto. La única solución es dejarlo crecer.

Un proceso complicado pero que se puede hacer más ameno con el corte adecuado. Se recomienda acudir a la peluquería para que lo suavicen y se vaya integrando mejor con el resto de la melena. Se recomienda un corte con las capas delanteras más destiladas, aunque habrá que esperar al menos a que el flequillo pase del pómulo para que quede más integrado.

Drama capilar #2: te cortaste mal el pelo en tu casa

Si es suave, se puede igualar sin sacrificar el largo e incluso, en algunas ocasiones, solo tendremos que texturizar un poco la punta para integrarlo con el resto y disimular. En el caso de que sea muy marcado, la única solución es cortar para igualar y texturizar para integrar alguna capa desigualada que haya podido quedarnos.

Drama capilar #3: quedó más corto de lo que te gustaría

La opción número uno es evidente: esperar a que vuelva a crecer. Pero mientras esperás, hay cortes que pueden ayudar a crear una sensación de mayor longitud y volumen. Por ejemplo, la melena tipo bob, que es corta pero, gracias a la inclinación y a las capas largas, suele crear una sensación global de más volumen y más largo. Si esta alternativa no es posible porque te pasaste por muchos centímetros, optá por el mullet, que mantiene el largo en la parte trasera y las patillas, a la vez que da forma a la parte de arriba y al flequillo, dando volumen y textura.

Drama capilar #4: la coloración es muy artificial

Si la coloración del pelo quedó de un color demasiado potente o artificial, o no se corresponde con el que buscabas, se puede matizar el tinte para lograr un resultado más natural, aunque normalmente esto significa que debemos oscurecerlo al menos un tono. Como alternativa para las que no quieran oscurecer el color, se puede hacer unas mechas más finas y en mucha cantidad para suavizar o quitar tonos anaranjados.

Drama capilar #5: se ha dañado con un tratamiento agresivo

Ante daños graves como resultado de un tratamiento muy agresivo y empleado de forma inadecuada o por dejarlo reposar más tiempo del indicado (ya sea coloración, alisado, etc.), conviene pasar por la peluquería para que empleen algún tratamiento que reestructure y recupere su hidratación y nutrición. A esto, sumar un buen mantenimiento en casa para terminar de recobrar la salud.

Drama capilar #6: te arrepentís de un tratamiento permanente

Ya sea de rizado o alisado de cualquier tipo. En este caso, no hay solución efectiva precisamente por el carácter de larga duración de esta clase de protocolos capilares. Cualquier proceso químico que pretenda invertir el resultado puede acabar en la rotura del pelo y, en el caso de intentar hacer un alisado sobre una permanente lo más seguro es que se parta en toda la zona en la que se haya aplicado el rizado permanente. Solo queda esperar a que se pasen los efectos al cabo de unos meses.

Fuente: Vogue

COMENTARIOS