Salud

Cómo usar las sobras del café para tus plantas

Aprovechá los desechos y llená tu jardín de nutrientes

miércoles 26 de agosto de 2020 - 7:14 am

El desayuno entero puede funcionar como compost para tus plantas, así que antes de tirar a la basura las sobras de las frutas o los deshechos del café preparado, podés reutilizarlo y ayudar a tu jardín a estar más sano, y de forma orgánica.

El café ahora también será tu aliado para a fertilizar las plantas y hasta para crear un pesticida natural. Lo que estimula al jardín son sus múltiples minerales, fósforo, potasio y nitrógeno que contiene. Contrariamente a los fertilizantes sintéticos, las sobras de café liberan lentamente estos nutrientes, dándole oportunidad a la tierra de absorberlos por un tiempo prolongado, lo que asegura un césped sano durante todo el año.

Además, contribuye a los microorganismos que potencian el crecimiento de las plantas y atrae a las lombrices, encargadas de airear y oxigenar el suelo. Abonar regularmente con compost vegetal, mezclando el café con la tierra y resto de compost orgánico, puede reducir por completo la necesidad de abono convencional.

Contrario a las semillas de café recién tostadas que son muy ácidas, los restos que ya ha sido usado tienen un PH neutro, de modo que para que sea un fertilizante exitoso necesitás que haya sido infusionado antes.

Debés asegurarte de que las sobras estén secas por completo. Para esto necesitarás una bandeja de aluminio y un poco de papel de diario esparcido dentro de ella. Cada mañana cuando limpies tu cafetera, deshechá los restos en la bandeja y colocalo al sol para asegurar su secado correcto, esto evitará que las sobras se pudran o que le crezcan hongos, lo que arruinaría tu abono.

Después podés trasladarlas a un recipiente de vidrio, plástico o cualquier tipo de tupper. Podés almacenarlo en regaderas normales (como las de agua) y “regar” tu césped con café, así lo esparcirás de forma constante y uniforme.

Ahora vertilo alrededor de la raíz de cada planta y remové un poco la tierra para que se adhiera mucho mejor al suelo. Por sus propiedades naturales, es ideal para plantas como rosas, arándanos, frutillas, fresas, azaleas, hortensias o rododendros.

También pueden hacer la función de pesticida para babosas, larvas, caracoles y algunos insectos masticadores. La composición natural actúa como barrera y repelente tóxico de algunos de los insectos que pueden arruinar tu jardín, pero asegurate de no colocar una capa gruesa porque puede impedir que entre correctamente el agua y el aire.

Fuente: AD Magazine

COMENTARIOS