Coronavirus

Vacuna rusa: Brasil firmó un acuerdo para producirla en América Latina

Se podrá probar, fabricar y distribuir el producto. Las conversaciones para este proyecto habían comenzado en el mes de julio

miércoles 12 de agosto de 2020 - 6:25 am

La vacuna contra el coronavirus aprobada por Rusia, que se venderá en el mercado internacional bajo el nombre Sputnik 5 en referencia al primer satélite lanzado al espacio de la historia, se producirá en Brasil a partir de noviembre, en un convenio con el estado de Paraná.

El gobierno de Paraná confirmó que entrará en un acuerdo con Rusia para viabilizar la producción, que será firmado mañana por el gobernador del estado, Ratinho Júnior, y por el embajador ruso, Sergey Akopov. Según el gobierno de Paraná, la asociación se venía trabajando desde julio.

La decisión fue anunciada horas después de que el presidente ruso, Vladimir Putin , informó que su país logró ser el primero en el mundo en registrar una vacuna contra el patógeno, pese al recelo de la comunidad científica por la velocidad de los ensayos y la opacidad de los datos.

El gobierno ruso afirmó que recibió pedidos de más de 20 países de mil millones de dosis de su vacuna recién registrada contra el nuevo coronavirus.

En las últimas semanas, científicos extranjeros manifestaron su preocupación por la rapidez de la creación de una vacuna de este tipo, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) llamó a respetar las “líneas directrices y directivas claras” en el desarrollo de este producto.

Cuando la pandemia llegó a Rusia, Putin ordenó que se abreviara el plazo de los ensayos clínicos para posibles vacunas de coronavirus. Convertirse en el primer país del mundo en desarrollar el fármaco era una cuestión de prestigio nacional para el Kremlin, que trata de consolidar la imagen de Rusia como potencia global.

La previsión sin embargo es que la distribución en Brasil no comience antes del segundo semestre de 2021. Brasil es el segundo país más afectado por la pandemia, en número de casos y de muertos, después de Estados Unidos.

En las últimas semanas el gobierno de Jair Bolsonaro y otras entidades comenzaron incluso las pruebas de otras vacunas en convenios con laboratorios extranjeros.

El Instituto Tecnológico de Paraná (Tecpar) será responsable de todas las etapas, desde la investigación hasta la distribución de dosis de la vacuna, siempre que sea autorizada por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa).

“Tenemos que tener un pronóstico muy conservador (sobre la distribución de la vacuna (en Brasil). Ante un escenario muy positivo, en el que las pruebas se realicen de forma segura y demuestren resultados satisfactorios, no podemos decir nada antes del segundo semestre de 20212, dijo a CNN Brasil el director general de Tecpar, Jorge Callado.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), el brazo de la OMS en América, recomendó cautela hasta que haya transparencia y seguridad sobre la efectividad y seguridad de la inmunización.

Las autoridades subrayaron que no se puede recomendar ninguna vacuna sin someterse a una revisión técnica cuidadosa. Según la OPS, las vacunas deben respetar las tres fases de prueba incluso en situaciones de emergencia de salud pública, como la actual.

“La OMS está en contacto con las autoridades reguladoras rusas para recibir información sobre esta vacuna. Solo después de analizar todos estos datos será posible hacer una recomendación”, dijo el médico brasileño Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS.

Fuentes: Diario OGlobo/GDA

COMENTARIOS