Alimentación

Home office: ocho claves para no subir de peso

Hábitos alimenticios para implementar al trabajar desde el hogar

sábado 22 de agosto de 2020 - 7:39 am

Si trabajar desde tu casa se convirtió en un problema para el cuidado de su peso corporal, algunas claves pueden ayudarte a reorganizar su rutina y aprender hábitos saludables para vos y tu familia para incorporar de a poco.

1. Desayuná a diario. Es probable que, aunque el home office no sea un impedimento para desayunar, todavía no hayas incorporado esta comida tan importante del día. Si es tu caso tendrás que hacerlo tan fácil como sea posible. Para ello, dejá preparado todo desde el día anterior: tené a mano cereales, frutas, yogur, leche… te darán la energía, los nutrientes y la saciedad que necesitás para enfrentar las primeras horas del día. Si agregás nueces picadas, mucho mejor. Si esta variedad te parece mucho, probá con un yogur descremado bebible, una porción de queso tipo port salut light y 2 o 3 galletitas light de salvado.

2. Colaciones saludables. Para media mañana nada mejor que un yogur descremado. Hay opciones con o sin frutas, con o sin cereales, batidos, cremosos, firmes. Si estás cuidando tu peso, elegí una alternativa light. Así obtendrás una buena dosis de calcio y proteínas y controlarás la necesidad de consumir panificados (galletitas y facturas, por ejemplo).

3. Elegí bien el almuerzo. Necesita planificación. Si es ensalada, necesitará un agregado de proteínas (carne o pollo en fetas o bastoncitos de surimi) para favorecer la saciedad hasta la primera colación de la tarde. Los sándwiches también son una alternativa (con pan integral), así como las tartas (con una sola tapa de masa light). De postre una ensalada de frutas, que para dar dulzor, fibra y vitaminas. Si vas a llamar al delivery aumentá el consumo de hortalizas crudas y cocidas y siempre pedí las preparaciones sin condimentar (1 cucharadita de aceite es suficiente). Quitá toda la grasa visible a las carnes rojas y la piel al pollo. Y preferí la cocción a la plancha, parrilla, horno o vapor en lugar de las frituras.

4. Date el tiempo para comer. Intentá tomarte al menos 30 minutos para concentrarte en lo que comés. Lejos de la computadora, preferentemente en otro espacio de la casa, sentate cómodo, degustá cada bocado, bebé tranquilamente líquidos sin azúcares y comé despacio.

5. Cuidá lo que bebés. A veces la deshidratación se confunde con sensación de hambre. Es fácil comprobarlo: si tomás un vaso de agua y el hambre se pasa era falta de líquidos. Un buen aporte de líquidos es fundamental para cumplir con todas las funciones del organismo, mantenerse hidratado y mejorar la concentración y el rendimiento académico y laboral. Si bebés mucho café, reducí gradualmente su consumo y reemplazalo por una taza de té verde, rico en antioxidantes. Lo ideal es beber de 2 a 3 litros de líquidos no calóricos distribuidos a lo largo del día. Entre ellos: aguas saborizadas sin azúcar, soda, gaseosas light y bebidas sin azúcar, caldos light, jugos light e infusiones, agua y gelatina light.

6. Controlá la ansiedad y el estrés. El cortisol, que es la hormona del estrés, pone al cuerpo en estado de alerta y, en consecuencia, se ajusta en “modo ahorro de energía” por lo que el metabolismo se vuelve más lento. Además, como aumenta la sensación de hambre, puede facilitar el aumento de peso. Como esta situación atípica que vivimos produjo cambios, es altamente probable que la tensión nerviosa haya aumentado. Por eso, si sentís ansiedad, lo mejor es tener a mano alimentos crujientes. Por ejemplo: pochoclos caseros, pickles, pepinos, apio, bastoncitos de zanahoria, manzana, maníes. Si preferís algo dulce, una barrita individual de chocolate amargo con un 70% de cacao o más. Cuanto más cacao tenga menos azúcar aportará.

7. Cuidá tu descanso. Dormir mal, engorda. Esta es la conclusión de diversos estudios que comprobaron que el aumento de las horas de vigilia tiene una relación directa con el sobrepeso.

8. Mantenete físicamente activo. Sumar 30 minutos diarios de movimiento es el complemento básico para controlar el peso corporal. En tu casa o en el parque cercano, las actividades podrán variar de acuerdo a sus preferencias. Lo más importante es dar regularidad al esfuerzo y moverse la mayor cantidad de días a la semana como sea posible.

Fuente: Web Dr. Cormillot

COMENTARIOS