Economía

Las razones detrás de la suba del dólar blue, pese al acuerdo con los bonistas

A pesar de la recuperación de los valores que se había dado tras el acuerdo con los bonistas extranjeros, este jueves el contado con liqui y el MEP subieron casi 4%, mientras que el blue quedó a mitad de camino.

viernes 7 de agosto de 2020 - 10:50 am

El impacto positivo que había generado el acuerdo por la deuda con los bonistas extranjeros, finalmente, fue esfimero. Este jueves, las cotizaciones del dólar “contado con liquidación” y dólar MEP o “Bolsa” volvieron prácticamente a los niveles anteriores al acuerdo. El “blue” también recuperó terreno y redujo a la mitad lo que había perdido el día del anuncio.

El contado con liqui subió 3,5% hasta los $123,53 y el dólar MEP trepó casi 4% a $121,70, mientras que el “blue” en las cuevas de la City se vendía a $132. En los bancos le atribuyen el regreso de las presiones cambiaras a la ola de pesos que inyectó el Banco Central que dirige Miguel Angel Pesce a la economía. De hecho, la asistencia del Central al Tesoro rompe todo tipo de récord: tan sólo en julio, le transfirió $220.000 millones. En todo el año ya le giró $1,53 billones y $1,95 billones (8% del PIB), según cálculos del analista Nery Persichini.

Según la consultora de Martín Loustea, LCG, el circulante crece al 80% interanual promedio, acelerándose fuertemente desde la cuarentena; y el M2 privado crece a una tasa todavía mayor del 107% promedio, en buena parte explicado por la demanda precautoria de pesos y por los saldos cautivos en el sistema financiero en el marco del endurecimiento de las restricciones cambiarias.

“Cubrir el déficit fiscal seguirá demandando emisión en lo que queda del año (estimamos una brecha de al menos $1,2 billones en agosto-diciembre). En este contexto, es probable que el desequilibrio en el mercado de pesos se vuelva más palpable”, dice LCG.

“El BCRA expresó en su último IPOM que confía que la demanda de circulante aumentará con la recuperación de la actividad, hipótesis que no negamos, pero que consideramos que debe tener en cuenta el efecto de la suba artificial mencionada. Más allá de la recuperación de la actividad, también incide las expectativas de devaluación e inflación, las cuales podrían ir en aumento en la medida que se confirme que el creciente déficit fiscal será financiado en buena parte con señoreaje”, añade la consultora.

COMENTARIOS